Cada día somos bombardeadas por cientos de imágenes y mensajes que nos dicen cómo debemos de lucir y hasta ser; esto nos hace entrar en una búsqueda constante por mejorar nuestra imagen y parecernos cada vez más a esa idea que nos arrojan los medios.

Cada día hay una mayor afición por la comida saludable y por el ejercicio, pero el problema es que el gusto, muchas veces se convierte en obsesión o en actividades que se van volviendo adictivas sin importar si son las correctas para el cuerpo.

Muchas de estas nuevas tendencias pueden saludables, pero otras no lo son tanto y lo más importante es recordar que lo más importante es evitar los extremos.

Para que no nos perjudiquemos o hagamos daño a largo plazo, es importante mantener el balance en nuestro metabolismo, así como llevar una alimentación adecuada y realizar suficiente ejercicio.

No todos los alimentos son para todo el mundo, no todas la mujeres podemos hacer la misma dieta o tener el mismo regimen de ejercicio, pero existen ciertos principios básicos que sí aplican a la gran mayoría.

10 simples consejos para llevar un estilo de vida más saludable:

#1 Come lo suficiente: comer demasiado poco disminuye la función de tu cuerpo, tu energía y crea un estado de estrés en tu cuerpo que no te beneficia nada.

 

#2 Reduce tu ingesta de alimentos procesados: consumir muchos alimentos procesados hace que sientas más hambre y llegues a sentir saciedad.  Estos alimentos (cereales comerciales, galletas, snacks, etc.) NO tienen nutrientes, por lo que sólo aportan toxinas a tu cuerpo.

#3 Modera tu ingesta de alcohol: consumir alcohol en exceso daña tu hígado y retrasa tu metabolismo.

#4 Nunca te saltes el desayuno: un desayuno abundante y equilibrado, te ayudará a aumentar tu energía, controlar el apetito y acelerar tu metabolismo.

#5 Consume carbohidratos complejos: el arroz integral, el camote, la quinoa, etc., te ayudan a regular el azúcar en la sangre y a mantener tu metabolismo funcionando sin tener picos de energía.

 

#6 Escoge consumir grasas saludables: consume grasas saludables que no pueden ser producidos por el cuerpo. Consume cuanto omega3 y grasas saludables puedas: aguacate, aceite coco, pescado, nueces, chía, cáñamo, linaza, etc.

#7 Elige bien tu proteína: la proteína le da a tu cuerpo un impulso metabólico mientras ayuda a mantener y a desarrollar la masa muscular. Asegúrate de consumir las fuentes de proteínas de fácil digestión como la quinoa, frijoles, semillas de cáñamo, y lentejas.

#8 Consume especias: las especies te ayudan a aumentar la circulación de la sangre y acelerar tu metabolismo.

#9 Consume bastantes vitaminas y minerales: las encuentras en la mayoría de los granos, nueces, semillas, hojas verdes, vegetales y proteínas.

#10 Dale a tu cuerpo un buen descanso: dormir 8 horas diarias realmente te ayuda a que tu cuerpo se equilibre; también te ayuda a mantener tu peso y hasta acelera tu metabolismo.

Con mucho cariño, Mujer Holística

Te invitamos a realizar nuestro curso gratuito: Serenidad. Un curso que te enseñará a conectarte con tu esencia a través de diferentes técnicas de meditación y consciencia plena.

Pin It on Pinterest