¿Cómo viajar y mantener el estilo de vida saludable? Me encanta hablar de viajes y tengo muchos consejos para compartir sobre cómo viajar y mantenerse saludable en el camino. No siempre es fácil mantener los buenos hábitos cuando uno viaja constantemente -como lo hago yo- especialmente porque lo hago mucho cruzando de Asia a América y a Europa, lo cual implica cambios de horarios enormes. Además, los aviones y aeropuertos son espacios cerrados con aire reciclado que drenan la energía vital y la comida disponible tiende a ser procesada sin valor nutricional.

Fui una nómada digital por muchos años, es decir una persona que no tiene una residencia fija (no alquila ni vive en un lugar fijo) y trabaja mientras viaja. Este estilo de vida es increíble, pero generó mucho estrés en mi (te contaré más sobre eso en otro artículo). Así que el año pasado, decidí alquilar un espacio al que puedo llegar entre los viajes y ahora soy medio-nómada digital, porque a pesar de que tengo un lugar de residencia, casi nunca estoy allí. El no tener un lugar fijo de residencia significa que tienes que tener muy claro cuál es tu “ancla” y tus rutinas diarias más o menos establecidas, que mantienes a pesar de los viajes. Mis anclas son la meditación y mi trabajo. Sé que no importa a dónde vaya o dónde esté, puedo meditar y puedo conectarme a mi trabajo y sentir que sigo con una rutina diaria.

Una de las lecciones más grandes que me ha tocado aprender en los últimos dos años es que mi salud es una prioridad, por encima del estilo de vida que llevo o de los viajes. A pesar de que amo viajar, entiendo que este estilo de vida es muy desgastante para el cuerpo físico, especialmente para las personas que son sensibles energéticamente y necesitan tiempo para ajustarse a los cambios de ambiente, horarios y alimentación. Recuerdo una vez que en el lapso de dos semanas fui de Bali a California, luego a Costa Rica y de allí a Barcelona y cuando llegué estaba enferma y me tomó semanas recuperarme. Después de ese viaje en particular, aprendí muchas lecciones, una de ellas es la de ser muy estricta con mis hábitos de viaje, que se han vuelto no negociables.

Ahora soy muy específica con la forma en la que viajo, por ejemplo, no me gusta tomar vuelos en las madrugadas al menos de que sea estrictamente necesario o que la diferencia de precio sea muy alta. Esto es importante porque es parte de mi comodidad y significa ser más productiva en el trabajo durante el día. Hace unos años el tema del confort no era tan importante, dormía en cualquier esquina de un aeropuerto y tomaba veinte vuelos por el menor precio. Hoy mi vida es un poco distinta, primero porque puedo escoger mejor mis vuelos y segundo porque mi trabajo depende de que yo sienta bienestar física y emocionalmente, es decir, mi trabajo responde a mi nivel de comodidad. Recuerda que la salud y el bienestar no sólo vienen de lo que comes, sino de lo balanceada que está tu vida en general.

Mis consejos aquí provienen de años de experimentar un estilo de vida de viaje muy intenso y mi mayor consejo siempre va a ser: primero va tu salud y tu bienestar emocional, si tienes eso claro, podrás encontrar balance en el movimiento. Busca tener una rutina, cuidar de ti misma y ponerte a ti misma siempre de prioridad, especialmente si trabajas en línea, te asegurará que el estilo de vida de viajes se pueda mantener a largo plazo. Contaré más sobre este tema en próximos artículos, hoy te quiero compartir consejos de viaje para que te mantengas saludable, no importa si vas de vacaciones por poco tiempo o por un largo periodo.

10 consejos viajar y mantenerte saludable

 

1. Investiga antes de viajar: antes de viajar a un lugar siempre investigo en Google (o pido consejos) de lugares saludables cerca de donde voy a estar. Los anoto en mi celular y así cuando llego al hotel sé que puedo ir a comer saludable ese mismo día, sin tener que caer en la tentación de comer comida chatarra porque no encontré nada alrededor. En Mujer Holística también ofrecemos varias guías de viaje con lugares saludables que te pueden ayudar.

2. Hidratación: antes de subirte al avión asegúrate de mantenerte hidrata. Toma medio litro de agua antes de subirte al avión y durante el vuelo asegúrate de tomar por lo menos un vaso de agua cada media hora. Si te es posible, pide agua caliente con limón durante el vuelo. El limón generalmente es muy accesible y el agua caliente te ayudará a mantenerte hidratada y desintoxicar el cuerpo.

3. No comas en exceso antes de subirte al avión, ni en el vuelo: la digestión tiende a ser muy lenta durante el vuelo y el cuerpo tarda en ajustarse a los horarios y las distintas comidas, por lo que es mejor no comer en exceso e intentar no comer comida procesada. Lleva siempre snacks saludables, como nueces o fruta si te lo permiten. Si en el aeropuerto del que estás saliendo venden ensaladas o jugos saludables, compra un almuerzo allí y te lo llevas en el avión. Reemplaza la comida del avión cuando sea posible.

4. Durante el vuelo manténte en movimiento: levántate una vez cada hora y camina por el pasillo, estirando tus brazos y moviendo tu cuerpo. Esto ayuda a evitar problemas de circulación y contribuye a reducir la inflamación.

5. Apenas llegues a tu destino final busca el aire fresco: los aviones y aeropuertos son espacios cerrados con aire reciclado que drenan la energía vital. Busca siempre abrir ventanas, caminar al aire libre y evita continuar en espacios cerrados con aire acondicionado.

6. Busca lo verde y la fruta: cuando estés en tu destino final busca siempre desayunar un jugo verde o un shot saludable y fruta. Hay muchos hoteles que ya ofrecen jugos verdes en su menú. Si no encuentras o no es seguro tomarlos por razones de higiene, entonces puedes pedir agua caliente con limón. Empieza rigurosamente tu día con un hábito saludable y verás que es más fácil continuar saludable el resto del día.

7. Lleva siempre carbón activado en la maleta: el carbón activado es el mejor secreto de detox de viaje. El carbón absorbe toxinas, metales pesados y ayuda a eliminar comidas pesadas de tu sistema. Tiene muchos otros usos, pero yo lo recomiendo para cuando comes una comida muy pesada o inclusive si te intoxicas por algo que comiste. Puedes tomar dos pastillas o una cucharadita de carbon activado en un vaso de agua cada vez que comas algo que no sea saludable o cuando tomas alcohol. Es importante que si estás consumiendo medicamentos o suplementos, que no ingieras el carbón activado con ellos, ya que éste los absorberá. También es importante que no lo consumas si estás tomando un jugo verde o alguna comida llena de nutrientes, porque también lo absorberá. Yo tomo el carbón solamente cuando como comida de baja calidad, cuando tomo una copa de vino o cuando siento que tengo algún tipo de intoxicación por alimentos. Lee más sobre los usos del carbon activado aquí.

8. Disminuye el jetlag: una de las recomendaciones que tengo para evitar el jetlag es siempre dormirse a más tardar las 10pm hora local en donde estás y despertarte a las 7am también hora local. Si te despiertas en la madrugada, no uses el celular ni los aparatos electrónicos, porque eso garantiza que te mantendrás despierta toda la madrugada y que el ciclo continue. Puedes tomar melatonina y seguir durmiendo o escuchar una meditación, pero intenta por todos los medios no utilizar aparatos electrónicos si te despiertas en la madrugada. Cuando te obligas a seguir los horarios en tu destino, te será mucho más fácil superar el jetlag. Los masajes son otro gran secreto. Siempre que viajo a Bali me hago un masaje el día que llego, eso me ayuda a relajarme, a dormir mejor, a no despertarme en las madrugadas y a mejorar la circulación después del viaje.

9. Lleva ropa cómoda: nunca viajo con jeans apretados y evito la ropa y zapatos incómodos. Además, siempre llevo conmigo una bufanda cuando viajo, primero por el aire acondicionado en el avión y segundo porque energéticamente los aeropuertos y aviones son lugares muy densos con muchas energías de miedo (seguridad, etc.) y personas. Las bufandas nos ayudan a protegernos energéticamente y crean una “división” imaginaria de nuestro espacio, en el cuál nos sentimos más protegidas energéticamente y seguras.

10. Establece tus reglas de viaje: si conoces bien qué cosas te molestan, te provocan ansiedad o te ponen nerviosa, ponlas en tu lista de prioridades. Por ejemplo, a mi me pone nerviosa y me provoca ansiedad llegar tarde al aeropuerto. Conozco eso de mí, así que siempre planifico llegar con un mínimo de dos horas de anticipación al aeropuerto. Esta es una decisión muy pequeña, pero importante, evita que me sienta ansiosa y que luego me duela el estómago o la cabeza. También busco reducir la cantidad de conexiones en los vuelos y como te dije antes, evito madrugar excepto cuando es necesario. Para mi también es importante tener conexión a Internet en el hotel, de lo contrario eso implica buscar cafeterías con buen WiFi para poder trabajar, nuevamente son cosas pequeñas pero valiosas e importantes. Tener una lista de prioridades no nos hace ser mimadas -ni tenemos que justificarnos- simplemente son parte del placer de viajar y la vida está diseñada para sentir placer, no para sentirnos estresadas, ni agobiadas.

Recuerda que lo más importante es seguir siempre tu intuición y poner de prioridad tu salud y tu bienestar. Si planificas con anticipación tu viaje y decides cuáles son tus prioridades, te será más fácil mantener tu estilo de vida saludable en él. Espero que estos consejos te sirvan y cuéntame en los comentarios si tienes otros para agregar.

Con cariño,

MJ​

*Esta es mi entrada No. 7 del Proyecto de 100 Días

Inscríbete al Reto Batidos y únete a miles de mujeres que cada dos meses se comprometen a incluir un batido verde en su dieta diaria. Da click aquí ↓

Pin It on Pinterest