Hace unos años tuve algunos problemas con mi sistema nervioso por exceso de estrés. Estaba pasando por un proceso difícil a nivel personal y además recién había dejado lo que era mi casa en ese momento para dedicarme a viajar como nómada. Todo esto generó mucho estrés a nivel físico, eran muchos los cambios no sólo de alimentación, de países, sino que también tenía mucha incertidumbre con respecto a mi vida. Todo cambió de un día para otro, mi vida personal ya no era la misma y además Mujer Holística creció rápidamente y yo me encontré manejando un negocio muy nuevo, que desconocía mientras vivía de una maleta.

Junto con todo esto, decidí irme a Bali para profundizar en mi, quería estar sola y apoyarme a mi misma. Esta fue una de las mejores decisiones que tomé, a pesar de que igual me sentí muy sola y creo que me faltó más apoyo de mi familia y amigos, principalmente porque yo me encerré y no lo pedí. Como era de esperarse, mi cuerpo físico comenzó a reaccionar y en especial mi sistema nervioso. Yo le estaba enviando señales constantes de que no me sentía segura y eso generó mucha ansiedad.

A pesar de que estaba meditando y tenía mucha conexión conmigo misma, creo que había una parte de mi que estaba en una transformación tan profunda que hubo un tipo de “corto circuito” en mi cuerpo físico. No sé cómo explicarlo, tampoco nunca tuve una explicación concreta de lo que pasó, fue como que quemé todo mi sistema nervioso, fue un exceso de todo, de energía y de ansiedad. Al final, después de un largo camino para encontrar el balance lo que salió fue una persona completamente nueva. A veces llegué a pensar que era tanto mi trabajo energético y espiritual y tan poco mi cable con tierra, que eso también generó un exceso de energía en mi cuerpo físico.

Aprendí mucho en ese tiempo, especialmente la conexión con el primer chakra y con la tierra en todo momento, porque si nos quedamos en la cabeza y en el aire, no importa cuánto trabajo espiritual hagamos, siempre vamos a tener algún tipo de síntoma a nivel físico. Es necesario balancear todos los chakras y tener un cable con la divinidad y un cable con la tierra. El famoso balance del que siempre hablamos en Mujer Holística.

Poco a poco entendí que tenía que cuidar más de mi sistema nervioso y que era importante sentirme segura en mi cuerpo físico. Quizás tú ahora mismo estás pasando por un momento de mucho estrés o sientes que también estás muy en la mente o “más allá” y que te falta esa conexión y ese balance con el cuerpo físico. Si queremos continuar explorando nuestra espiritualidad y trabajando con energía de la manera en que he visto que a ustedes (las que leen mis blogs y toman mis cursos) les gusta explorar, es necesario cuidar del sistema nervioso. No es entretenido “electrocutarse” y es importante mantener siempre este balance con consciencia, porque el cuerpo físico es parte de esta experiencia también y no podemos permanentemente pasar en otros mundos. Aquí te comparto algunos consejos que me han ayudado a mantener mi sistema nervioso saludable y en balance.

10 FORMAS DE PROTEGER Y SANAR TU SISTEMA NERVIOSO

 

  • Descansa lo suficiente y duérmete a más tardar las 10pm.

El sistema nervioso necesita descanso para poder recuperarse. Está demostrado que cuando no duermes, tus niveles de estrés aumentan y tu sistema nervioso está en alerta constante.

  • Mantén una rutina de alimentación fija.

Las rutinas son importantes porque crean confianza y te ayudan a mantener un balance. Cuando comes a des-horas, el cuerpo no sabe cuándo va a recibir su próxima comida y eso causa estrés y además des-balances en los niveles de azúcar. Crea una relación contigo misma que te empodere y te ayude a crear esa sensación de seguridad interna.

  • Escucha las señales del cuerpo. 

Tu cuerpo físico es muy sabio y te avisará cuándo tienes que descansar, cuándo tienes hambre y cuándo te estás sintiendo en balance y expansión. Es importante darle al cuerpo físico descanso cuándo él lo pide. Honra tu cuerpo y sus necesidades siempre, el cuerpo físico habla y es importante escucharlo.

  • Hidrata tu cuerpo y evita el café.

Es importante mantener el cuerpo bien hidratado para que todos los órganos puedan funcionar bien, incluyendo el sistema nervioso. Evita la cafeína porque ésta tiende a dar más ansiedad y acelerar el cuerpo, que es justamente lo contrario a lo que buscamos para relajar el sistema nervioso.

  • Prueba las Flores de Bach, los suplementos de magnesio, los aceites esenciales y las hierbas naturales.

Te recomiendo trabajar con una persona especialista en balancear las hormonas y regular los niveles de estrés en el cuerpo. A mi me han funcionado muy bien las Flores de Bach y también los aceites esenciales, por ejemplo de lavanda, para relajar el sistema nervioso y dormir mejor. También puedes utilizar hierbas o suplementos como el magnesio. Uno de mis productos favoritos es magnesio en polvo, utilizo la marca Calm (la puedes encontrar en Amazon) y ha sido fundamental para poder descansar y sentirme más tranquila.

  • Terapia musical.

La vibración de la música, en especial la música con mantras, es increíble para calmar el sistema nervioso y regresarlo a un balance natural. Te recomiendo escuchar los playlist que he creado para las clases de meditación de Mujer Holística cada mañana, te ayudarán a iniciar tu día vibrando alto y a relajarte en las noches.

  • Protege tu espacio

No entregues tu poder personal a cualquier persona, ya que esto debilita tu energía y por ende tu sistema nervioso. Protege bien tu espacio y conoce tus límites, si tu los respetas, el resto de las personas lo harán también. Lee más sobre la protección energética en nuestra guía básica de protección energética.

  • Toma tiempo para relajarte y no hacer nada

Es fundamental tomar tiempo para relajarte, no pienses que solamente te puedes relajar cuando estás de vacaciones, sino todo lo contrario. Saca espacios durante el día para meditar o acostarte un rato y simplemente hacer nada. Hay un placer en no hacer nada. 

  • Conecta con la tierra

La conexión con la tierra es importante para poder balancear las vibraciones, desintoxicar y soltar energía extra que podemos estar cargando, especialmente si hacemos trabajo energético. Nos ayuda a oxigenar más el cuerpo y a sentir que la Madre Tierra nos está apoyando. Puedes salir a caminar descalza, meterte al mar o abrazar un árbol, todas son formas de conectarte con la tierra y saber que estás protegida, sostenida y a salvo.

  • Agradece

Agradece a tu cuerpo por protegerte y por su sabiduría. El sistema nervioso necesita saber que estás segura y que te sientes apoyada, si estás de esta forma tu sistema se puede relajar. Cuando agradeces, estás enfocándote en todo lo positivo que tienes y eso automáticamente crea una sensación de bienestar y seguridad en donde sabes que estás respaldada por la vida y que todo estará bien.

Espero que estos consejos te sirvan para mantener tu balance y recuerda siempre honrar las señales del cuerpo y conectarte con tu intuición. Tu cuerpo físico te indica cuándo estás en expansión y conectada y cuándo las cosas no van bien, escúchalo.

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No. 23 del Proyecto de 100 Días

Mujer Holística

Mujer Holística

María José es fundadora de Mujer Holística y Mujer Holística Emprendedora, además de ser Health Coach, Business Coach y emprendedora de negocios digitales. Entre sus muchas pasiones están los negocios en línea, la meditación, viajar por el mundo y ayudar a las mujeres a manifestar la vida que desean. Su misión es inspirar a las mujeres a seguir sus sueños y sueña con vivir en un mundo de mujeres empoderadas, felices y abundantes.
Mujer Holística

Pin It on Pinterest