Hoy quiero compartir contigo una reflexión que compartí con las Maestras de Meditación en la llamada en vivo que tuvimos hace unas horas. Estamos en el módulo 11 de la Certificación, que es el módulo de “dejar ir y los duelos”. Llevamos once semanas trabajando en reconocer que no soy mis pensamientos, que no soy mis emociones, que no soy todo aquello con lo que me identifico y reconociendo cuál es nuestra verdadera naturaleza. A través de este proceso, hemos trabajado las relaciones, los miedos, las creencias limitantes y en resumen, mucho trabajo de crecimiento interno que a veces nos hace sentir como que ya tenemos casi todo resuelto y trabajado, pero no es así.

A veces cuando hacemos tanto trabajo interno, llegamos a sentir que la vida continuamente termina entregándonos más, es como una cebolla: sacamos una capa y hay otra abajo lista para hacernos llorar y cuestionarlo todo de nuevo. Las alumnas me preguntan mucho (y yo también me lo cuestiono): ¿Por qué estoy en esta situación de nuevo? ¿Por qué continuo con ansiedad o miedo? ¿Por qué me cuesta tanto quebrar patrones? ¿Por qué no puedo dejar ir y soltar ciertas cosas en mi vida?

Este sentimiento es normal. Siempre estamos dónde tenemos que estar y no se nos estaría mostrando el nuevo camino, si no estuviéramos listas para ello.

El tema es que comenzamos a observar que estamos muy aferradas a la mente y a los pensamientos de quién somos y nos cuesta soltarlos. Aferradas al rol que creemos que tenemos que cumplir o el que nos ha traído hasta dónde estamos ahora y que por miedo, por comodidad o por cualquier otra razón, no hemos dejado ir. La verdad es que si esa creencia o patrón nos incomodara, ya la habríamos dejado ir. Pero, estamos cómodas dónde estamos y además, estamos protegiendo esa comodidad justificando la historia. Entonces caemos en el mismo patrón de siempre y continuamos viviendo la misma realidad una y otra vez. En la medida en que continuemos basando el futuro en el pasado, en esa medida el futuro será idéntico… distintas caras, distintas historias, pero el mismo patrón.  

Si te sientes que todo siempre regresa, se repite o te cuesta soltar, quiero que sepas que no estás de vuelta en el punto cero, ni estás estancada. Te puedo garantizar que si estás leyendo Mujer Holística y haces las meditaciones, eres una persona distinta a la que eras hace un tiempo y la situación, por mucho que parezca igual, no lo es. Tienes otro estado de consciencia y ahora puedes reconocer también lo que está ocurriendo con los ojos más abiertos que nunca. 

Estás en esta lucha interna por una razón y sentir lo que estás sintiendo es parte del proceso de crecimiento. Sea lo que sea que estás viviendo que te limita, está aquí como una oportunidad para crecer y te ayudará a reconocer los juegos de la mente y cómo está controlando tu vida.

Hay una vida esperando a que tu la vivas. Esa vida tiene tu nombre y solo tu puedes vivirla. El camino está abierto, eres tú la que ha decidido no avanzar. 

Somos las creadoras de la realidad que estamos viviendo. No somos víctimas ni del mundo, ni de otras personas (tampoco de la mente). El rol de víctima ya pasó de moda: no sirve, te limita y no es su momento para brillar. Lo siento, estamos en la época de expansión, no de la contracción.Puedes tomar la decisión de dejar ir, soltar los miedos, dejar atrás lo que te limita, dejar las historias de la mente… soltar y relajarte. Todo está bien, estás segura y vas a estar bien. 

Algunas recomendaciones si estás sintiendo que cargas con un bulto, que hace tiempo debiste haber dejado ir:

  1. Mindfulness: La presencia plena nos ayuda a observar ese espacio de entre los pensamientos y nuestra respuesta. Ese es nuestro espacio sagrado, el espacio dónde podemos tomar una nueva decisión de vida, dónde podemos escoger no ser esclavas de la mente y dónde podemos retomar nuestro poder personal.
  2. Mueve el cuerpo: Recuerda que todo es energía y la energía no se destruye, se transforma. El cuerpo físico recuerda todo y los patrones están ahí. No podemos creer que vamos a cambiar algo en la realidad si tenemos los mismos patrones en el cuerpo físico. Baila, practica yoga y mueve tu cuerpo, un cuerpo que no se mueve es energía estancada. 
  3. EFT: Utiliza la técnica de Tapping o EFT. Es increíble para romper bloqueos en el cuerpo físico, puedes ver cómo hacerla en este video que nos preparó Elisa Markhoff.
  4. Realiza la meditación de experiencia de consciencia, que te ayudará a reconocer que eso que estás pensando no eres tu. 

 

Finalmente, te dejo con esta reflexión:

¿Es posible para ti creer que puedes ser feliz en todas las áreas de tu vida? ¿En qué áreas de tu vida necesitas más fluidez? ¿Estás alimentando la historia falsa que te cuentas a ti misma de quién eres o por qué estás en una situación específica? ¿Tu mente te domina? 

Cuéntame la historia que te cuentas a ti misma de quién eres y por qué no puedes dejar ir el rol que juegas. Escríbela, luego léela y observa cómo te describes a ti misma y la historia que cuentas de tu realidad. Envíamela si estás 100% segura que son los hechos y no tu percepción de ellos o una historia que te cuentas sobre esta realidad.

Nos aferramos tanto a una identidad, a un rol y a una historia de vida que no es real. La única manera en que podemos soltar esta historia y cambiarla es observándonos a nosotras mismas, con consciencia plena y compasión.

Aquí está nuevamente el enlace para la meditación de hoy de experiencia de consciencia que espero que te sirva para observar tus creencias y patrones:

Meditación experiencia de consciencia
Con cariño,

MJ

Te invitamos a que conozcas más sobre la Certificación para Maestra de Meditación ↓

Pin It on Pinterest