Si tienes una idea de negocio y estás cuestionando si es buena, bienvenida al mundo de los emprendedores creativos. Es normal tener dudas sobre nuestras ideas cuando somos mujeres creativas y queremos hacer algo que nadie más esté haciendo. Si este es tu caso, primero te felicito por atreverte a hacer algo distinto.  No hay nada más lindo en este mundo que explorar tu creatividad y trabajar en algo que amas.

Recibo muchas preguntas de mujeres interesadas en la Escuela de Emprendedoras y que me preguntan si su idea de negocio es rentable o no y también muchos correos en los que me cuentan que quieren emprender, pero tienen demasiadas ideas y no saben cuál escoger. Es casi imposible para mi poder decir si un negocio funcionará o no, aunque te juro que desearía poder saberlo. 

Hay muchos factores involucrados en la decisión de un negocio, su rentabilidad y su potencial. En este artículo quiero compartir contigo varias preguntas y ejercicios, que son parte de la Escuela de Emprendedoras y que están diseñados para ayudarte a decidir si la idea de negocio que tienes es viable y también te ayudarán a decidir si tienes más de una idea en mente. Recuerda que en este camino de emprendedoras no hay correctos ni incorrectos, solamente hay experiencia y aprendizaje, así que estas sugerencias te sirven de guía, pero al final sigue tu corazón porque él sabrá mejor.

1. ¿Eres experta o tienes suficiente conocimiento sobre ese tema? (¿o estás estudiando para ello?)

Muchas veces tenemos ideas que consideramos geniales, pero que no tienen nada que ver con lo que estudiamos o tampoco un tema que nos apasiona. Cada persona es experta o tiene conocimiento y experiencia en diferentes áreas y necesitamos de cada una de ellas en este mundo, pero no significan que son para nosotras. Las personas exitosas han estudiado su producto y conocen su mercado, porque es algo que las apasiona y que han invertido tiempo y dinero en el conocimiento de ello.

Te recomiendo que antes de lanzar un negocio realmente estés preparada para invertir tiempo en conocer lo que vendes u ofreces. Recuerda que tus clientes están confiando en ti y esperan que tú les ayudes con sus problemas o los apoyes en su camino. Si la idea de negocios que tienes no es de un área que a ti te apasiona y no tienes idea sobre el tema, mejor no te metas allí. Es como si, por ejemplo, a mi ofrecieran un negocio en la agricultura. Inmediatamente diría que no, porque no tengo la menor idea de ese tema y tampoco es algo que me apasiona como para tomar el tiempo de aprenderlo.

Nota: Si estás recién graduada o estudiando para ser experta en un tema entonces estás en el camino perfecto, sigue adelante creando tu negocio paralelo a tus estudios y cuando ya puedas ejercer en tu área, tendrás el negocio ya listo para apoyarte.

2. ¿Tienes los números de tu negocio? ¿Puedes darte una buena idea si es rentable?

Hay ideas de negocios que suenan maravillosas y que sabemos que podrían traer un gran beneficio al mundo pero que cuando hacemos los números, simplemente no son rentables. En ese momento tienes dos opciones: no entrar en ese negocio o buscar una forma alternativa de financiarlo para que sí sea rentable.

Todos los negocios requieren inversión y además un cierto periodo de tiempo para recuperarla. Pero, si tu negocio no te está dando a ti para vivir después de ese periodo establecido de inversión y continuas poniendo dinero de tu bolsillo, mientras te sacrificas física y económicamente, estás desgastándote y ese negocio no te está beneficiando ni a ti, ni al mundo.

Si estás considerando tu idea, pero no tienes los números exactos, puedes sacar un estimado de ellos. Tienes que investigar y preguntarte: ¿cuánto te cuesta la inversión (por ejemplo de una página web o de desarrollar un producto)? ¿en cuánto tiempo esperas tener un retorno de la inversión? ¿tienes dinero ahorrado como para vivir unos meses mientras tu negocio te da ingresos? ¿cuáles son tus gastos mensuales aproximados? ¿hay alquiler de espacio o algún gasto fijo? ¿cuánto cuesta desarrollar tu producto? ¿en cuánto podrías vender tu producto o servicio (cuál es el precio en el mercado)? ¿necesitas invertir en publicidad?.

No tienes que tener la respuesta exacta a estas preguntas, pero si es importante que investigues todo lo que puedas y que te cuestiones todo esto ya que te ayudará a determinar si este negocio es para ti.

3. Investiga quién es tu futura competencia y pregunta a otros que ya tienen un negocio similar cuál ha sido su experiencia ó qué recomendaciones tienen.

Yo recibo correos a diario de mujeres que quieren estudiar para ser Health Coaches preguntándome cuál ha sido mi experiencia trabajando en esta área y precisamente tengo varios videos y audios sobre el tema. No asumas que una persona que va a ser tu competencia no está dispuesta a contarte cómo es el negocio o a darte consejos.

Escuchar a las personas que han hecho lo que tú quieres hacer te da una idea real del mercado al que quieres ingresar, sus oportunidades y dificultades. También te ayuda a decidir si tú estás dispuesta a realizar los mismos sacrificios que ellos hicieron por su negocio o no. Inclusive, te ayuda a ver qué podrías hacer diferente tú si tuvieras el mismo negocio que ellos.

4. Pregúntate: ¿podrías hacer eso por el resto de tu vida?

Si tu respuesta es no, entonces por favor considera seriamente iniciar un negocio en eso que estás pensando. En la vida no hay garantía y nada es “para siempre”, sin embargo, en tu mente sí tienes que creer que tu negocio es para siempre y comprometerte así con él. Si inicias un negocio pensando que es temporal, que te dará dinero por mientras haces otra cosa o que es algo que no te gusta pero que está bien por ahora, entonces tu negocio reflejará eso y las bases de tu negocio no serán suficientemente firmes. Inicia un negocio que amas apasionadamente y que no te imaginas estar trabajando en nada más que eso.

5. ¿Cómo encaja este negocio con tu propósito de vida?

Te doy un ejemplo de esto, hace meses tengo la idea que un negocio de Terapia de Sal (Haloterapia) es el complemento perfecto para muchos profesionales del bienestar, especialmente en donde yo vivo, por la cantidad de casos de alergias y asma que hay, además porque hay dos volcanes activos cerca que causan problemas de respiración y porque los costos del negocio son muy bajos y el precio de venta es alto. Sé que es una idea exitosa en muchas partes del mundo y estoy segura que aquí también lo sería.

Más de una persona me ha comentado que por qué no hago yo ese negocio, pero tengo claro que no es para mi. Yo ya tengo mi negocio actual, al cual le dedico todo mi tiempo y además viajo todo el año, por lo que no podría tener un negocio físico en un país. Tengo claro que el tema me encanta y creo que es un buen negocio, pero no es para mi desarrollarlo.

Tú y tu negocio, cada uno, tiene un propósito de existir separado y en conjunto. Lo que tu negocio expresa es el reflejo de tus pensamientos y lo que tu alma decidió crear energéticamente en este mundo. Toda creación (absolutamente toda) es una creación de tu alma en conexión con tu espíritu. Puede que hayas decidido crear tu negocio conscientemente o simplemente es un llamado que llega a ti, aparentemente sin razón alguna. Sea cuál sea la razón, tienes que saber que esa creación está en tu vida por una razón.

Tu negocio tiene que apoyar el propósito de tu vida, de lo contrario energéticamente será muy efímero y no podrá llegar a su máximo potencial si no te está sirviendo en tu misión sobre la tierra. Confía en que tu negocio quiere apoyarte y en que hará tu vida mucho mejor, no ingreses en un negocio que no tiene nada que ver con lo que tú quieres para tu vida.

6. ¿Puedes hacer un intento con tu idea de negocio y si no te gusta desecharla rápidamente?

Si quieres intentar una idea de negocio, pero no estás segura si es algo que te guste, asegúrate que sea un negocio del que puedas salirte fácilmente, sin haber invertido mucho tiempo o dinero en desarrollarla. Por ejemplo, la salida de un negocio en línea es muy rápida y la inversión es baja, porque desarrollar una página web no es caro y las redes sociales son gratuitas. Pero, si lo que vendes son productos y tuviste que comprar inventario o maquinaria, entonces tu negocio ya tiene una salida mucho más difícil. Este es un factor muy importante a la hora de considerar tu idea.

Estos consejos que te di son algunos de los que ofrezco en la Escuela de Emprendedoras, espero que te sirvan para decidir si tu idea de negocio es para ti o no y también a determinar si dicha escuela es el programa para ti. Las inscripciones están abiertas a un precio muy especial, puedes ver todos los detalles aquí.

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No.38 del Proyecto de 100 Días

Pin It on Pinterest