Una trayecto que te cambiará la vida. 

No hay mejor forma de decirlo: estar sobre el camino de aquello que te hace feliz, te cambiará la vida.

Yo aún no llego a la cima, tampoco sé si tenga muy claro cuál es, y por lo mismo no puedo prometerles que alcanzarla provoca la misma satisfacción que ir tras ella. Creo que los sueños cambian y evolucionan según nos vamos acercando. Esto no me parece un problema sino una reafirmación de que “La meta” en sí, no es lo que más vale la pena, sino el vivir en su persecución.

Vivir cada día con propósito; construyendo, imaginando y moviéndonos por algo que nos otorga profunda existencia.

Ser congruente contigo mismo y levantarte cada día dispuesto a alcanzar tus metas, es sin duda, lo que le dará más sentido a tu vida. Olvidar lo que estas eran, irte de viaje, despertarte tarde y después volver a empezar también es parte del recorrido. Después de la distracción, podrás reconectar con aquello que te hace sonreír. Reafirmarás que sigue ahí,  que hay que continuar el camino y que la vida, también, está llena de muchas otras cosas.

El truco está en encontrar el balance entre estrategias, disciplina, orden y momentos de caos y danza desenfrenada. El truco está en perseverar.

Ayer pasé el día caminando y descubriendo una nueva ciudad; decidí ignorar todo el trabajo que tenía pendiente y hacerle caso a mi pasión por la búsqueda de nuevas experiencias. Hoy me siento y escribo. Me gusta creer que, de cierta forma, hay un perfecto balance en el desorden que colma mis días.

Las metas, los sueños, el plan de vida, aquello que nos mueve y nos conmueve cada vez que lo mencionamos, es lo que le da sentido a nuestra vida; a nuestro día a día.

El mundo seguirá girando y aunque, de cierta manera, todo está en constante cambio, es tan importante distinguir qué es lo que nos hace felices, como saber qué vamos a hacer para alcanzarlo.

A mi parecer, lo más importante es (en este orden):

#1 Conectarnos con nuestro verdadero deseo e identificar qué es lo que nos hace sonreír. Esto casi siempre está relacionado y nos ha atraído desde hace muchos años.

# 2 Entender que el sueño es nuestro y de nadie más. Es por eso que tenemos que perseguirlo sin importar lo que nadie más diga.

# 3 Aceptar que la situación nunca será perfecta y que tú nunca serás un experto antes de haber empezado.

# 4 Persistir, persistir, persistir.

Espero, que ahora que se acerca el fin del año, tengas un poquito más claro algunas de las metas que deseas (y te propondrás) alcanzar. Si no es así, relájate, esta no es una respuesta que nos llega a todos con la misma velocidad o claridad… No sirve forzarla y es como el insomnio: mientras más te preocupas por no poder dormir, menos duermes. Hay que soltar, estar en calma y escuchar (escucharnos) con atención.

Lo que nos hace felices, lo que nos mueve, es algo que siempre ha estado ahí, algo que hacemos sin preocuparnos, algo que nos hace sonreír a su mera mención.  

 A veces está un poco oculto entre lo que nos han dicho que debemos hacer o lo que creemos que nos hará felices. Pero bien puede ser que estés mucho más cerca de descubrirlo de lo que crees.

Y en este caso, yo creo que la acción siempre será mejor que la no acción. Si no sabes qué quieres, si no sabes que hacer: haz algo.

Ponte en movimiento, explora o comienza el viaje con los ojos y los sentidos tan abiertos que no te quede más que darte cuenta cuando estés tan a gusto que no puedas ocultar la sonrisa.

Si no sabes cuál es tu destino exacto, comienza a caminar y te darás cuenta que el trayecto está lleno de respuestas. Abre los ojos y aprende a escuchar tu intuición. 

 Por Sofía Correa para Mujer Holística

¿Estas lista para perseguir tus sueños?

Si quieres ver la Edición #1 da click aquí ↓

Pin It on Pinterest