Una pregunta muy común de las personas interesadas en inscribirse en la Escuela de Emprendedoras es si aprenderán la parte técnica de una página web (código por ejemplo) o cómo desarrollar aplicaciones para el celular. Inmediatamente mi respuesta es un gran y enfático “NO”. Ese no es el enfoque de mi curso y no es lo que yo recomiendo que aprendas, ni lo que desearía que te quedara al llevar este curso.

En la Escuela de Emprendedoras aprenderás los sistemas, la mentalidad y la estructura de un negocio exitoso en línea, no la tecnología compleja detrás del software.  Esta pregunta siempre me recuerda al primer libro que leí sobre los negocios y que recomiendo ampliamente a todas las emprendedoras, se llama E-Myth de Michael Gerber. Este libro, publicado en 1986 y actualizado en 1995, ha vendido más de un millón de copias y es un clásico para todo emprendedor. E-Myth explica por qué el 80% de los negocios pequeños fallan y cómo se puede crear una empresa basada en sistemas y no en el trabajo de una persona (o mejor dicho: un negocio que no dependa completamente de ti para sobrevivir).

Cuando se trata de negocios en línea siempre digo que tener una página web con la mejor tienda, el mejor código, un diseño increíble, una gran inversión de dinero, etc. no garantiza que el negocio va a ser exitoso, definitivamente ayuda, pero no es el factor que determina que tu empresa funcione adecuadamente a largo plazo. Inclusive a veces las páginas web más sencillas, pero bien enfocadas, son las que más venden.

Tu conocimiento en la parte tecnológica no garantiza que tu negocio se mantendrá financieramente u operacionalmente estable o que no te termine drenando toda tu energía. Hay otros factores -quizás más importantes- que son los que determinarán que tu negocio sobreviva, especialmente los primeros 5 años, y esos son los que quiero explorar en este artículo.

Si fuiste alumna de la Escuela de Emprendedoras ya me escuchaste decir esto hasta el cansancio: no te enfoques en aprender a manejar todas las plataformas externas (algunas sumamente complejas) que apoyan las páginas web, porque esas cambian cada año y siempre hay algo nuevo y mejor en la parte tecnológica de los negocios en línea. Enfócate en las estructuras, tus sistemas internos, conocer a tu cliente y su recorrido en tu negocio, conoce por qué estás emprendiendo y sobre todo enfócate en lo que tú haces bien, lo que realmente te genera ingresos y fidelidad.

Si no tienes idea de cómo crear código, ni instalar una página web o un proveedor de servicios de correos, entonces busca a una persona que sí sea experta y contrata sus servicios. Aprende a enfocarte en aquellas cosas que sí son tu fuerte y explota eso al máximo, porque serán tu ingreso (y son tu pasión), todo lo demás lo puedes sub-contratar o delegar a una persona para quien eso que le pides sea su pasión.

Michael Gerber explica que manejar un negocio y hacer el trabajo técnico son dos cosas completamente distintas. En su libro él hace énfasis en la importancia de crear un negocio que dependa de los sistemas internos, más que en las personas y que esencialmente cualquier persona lo puede tomar y manejar si tú no estás allí. Esta lección va para cualquier emprendedor, desde una persona con un restaurante, una peluquería o una tienda de ropa hasta un negocio en línea, como el mío.

La razón por la cuál la mayoría de los negocios no funcionan es porque los roles de los fundadores no están claros.

 

Según Gerber, todo emprendedor tiene que jugar 3 roles importantes:

· El técnico: ese es el rol de la persona que es experta en su área, en mi caso por ejemplo, es en el coaching y la creación de programas del bienestar. Si sólo eres técnico en tu área, aunque serás feliz haciendo lo que amas, estás ignorando los otros roles que son fundamentales para el día a día del negocio.

· El emprendedor: es el soñador, el visionario y el que está pensando en el futuro. Si te quedas solamente en este rol -por muy bello que sea- no vas a poder avanzar al paso que deseas, ni tendrás las estructuras que necesitas.

· El gerente: a el gerente le gusta que las cosas sean ordenadas, paga las cuentas a tiempo, se encarga de los detalles y de que todo funcione con orden. Tu rol de gerente tiene que garantizar que el negocio pague sus cuentas, que las cosas salgan a tiempo y que haya orden en los procesos. Este rol, sin la visión ni las herramientas del técnico, no es suficiente.

Estos 3 roles tienen que funcionar juntos para que el negocio sea exitoso, sin esto tu negocio corre un riesgo enorme y tienes que considerar mejor trabajar en una empresa en donde no tienes que preocuparte por todo esto. Algo muy importante que tienes que saber es que ser emprendedor no es para todo el mundo y eso está bien. Hay personas que prefieren trabajar para otros y así evitar el riesgo asociado con emprender. Son decisiones personales y ambas son válidas, pero asegúrate de estudiar mucho antes de tomar una decisión de este tipo.

Según E-Myth, para crear un negocio sostenible en el tiempo y exitoso, sin que demande todo de ti, hay varias cosas que tienes que saber:

1- Tienes que crear un negocio para mejorar tu vida, no una vida para servir a tu negocio.

Tu negocio es un vehículo para que tu mensaje llegue a más personas y para que puedas crear un impacto positivo en el mundo, no para que te desgastes y te vuelvas esclava de él. Tu negocio no es tu vida, es por eso que es tan importante que trabajes EN tu negocio, no DENTRO de él. Tu negocio tiene que poder darte la libertad de un mes de vacaciones si quisieras y la única forma de hacer eso, es creando las estructuras y las bases para que cualquiera lo pueda manejar si tú no estás allí trabajando personalmente.

Tienes que saber POR QUÉ estás creando tu negocio y tener claro CUÁL es el alma de tu negocio, aquella razón por la cual escogiste crear esto en el mundo y el impacto que tendrá en tu vida y en tu alrededor también. Ten una visión clara de tu negocio y qué es lo que te gustaría lograr de él para ti. Diseña tu vida ideal y asegúrate de que tú negocio apoye esa concepción de la vida que quieres crear.

2- Trabaja en tu negocio, no dentro de él.

Invierte tu tiempo en el trabajo estratégico de tu negocio, no en las cosas pequeñas del día a día. Te doy un ejemplo, mi tiempo lo tengo que invertir en crear programas, escribir artículos, grabar meditaciones y conectar contigo. Invertir mi tiempo en aprender cómo codificar una app o contestar los más de 600 correos que entran en Mujer Holística a diario no es el mejor uso de mi tiempo, hay personas que lo hacen inclusive mejor que yo.

No es que no me interese saber cómo hacer todo esto, es que yo también tengo 24 horas al día al igual que tú y esas horas escojo que vayan hacia las actividades que van a hacer que Mujer Holística crezca como negocio, no en lo chico del día a día (por muy difícil que esto sea de cumplir). Trabaja en hacer crecer tu negocio, no en mantenerlo a flote durante el día haciendo actividades que podrías delegar. Aprende a enfocarte en lo importante.

3- Imagina que tu negocio es una franquicia y crea un buen manual de operaciones.

E-myth no es un libro para crear franquicias, pero sí te sugiere que imagines que tu negocio es una franquicia y que te asegures de crear las estructuras necesarias. No significa que tienes que franquiciarlo (ni venderlo), nada más pretende que sí lo vas a hacer, para que así puedas crear las bases y los sistemas que liberan tu tiempo y que te permitan concentrarte en lo que sí es importante.

Una de las recomendaciones más importantes es que documentes todos tus procesos y los de las personas que trabajan para ti. Crea manuales de operaciones con mucho detalle, para que así sin importar quién entra en cualquier posición, podrá manejar bien ese puesto. Esto creará consistencia y te quitará a ti la carga de tener que estar contestando constantemente las mismas preguntas y entrenando siempre sobre lo mismo.

Recuerda, si tu te fueras de vacaciones por un mes o por alguna razón te resultara imposible trabajar, tu negocio tiene que estar estructurado de tal manera que todo continúa funcionando de manera normal durante tu ausencia.

4- Ten sistemas para todo.

Para que tu cliente tenga siempre los mismos resultados, tienes que tener consistencia y sistemas que replican ese mismo resultado cada vez. Conoce tu negocio, documenta todos tus pasos y replica todo de la misma manera. ¿Qué haces para que tus clientes estén contentos? ¿Cuál es la política de tus cursos o productos? ¿Cómo es el proceso de compra? ¿Qué puedes automatizar?.

La razón principal por la cuál los negocios fallan es por la mentalidad que tiene el emprendedor y su rol dentro de su negocio. Un negocio exitoso necesita sistemas, protocolos y estructuras claras para que no dependa completamente de ti en todo momento y para que libere tu tiempo para las cosas que sí son importantes. Esto te ayudará a mantener una relación sana con tu negocio, a que no te sientas agotada y que puedas realmente tener algo operacionalmente estable. Esa es la razón por la cuál en la Escuela de Emprendedoras hago tanto énfasis en conceptos únicos como: El Alma de tu Negocio o El Recorrido de Tu Cliente (en tu página web y en las redes sociales). Estos conceptos son la razón por la cuál Mujer Holística ha crecido tan rápido y yo he logrado mantener mi tiempo libre para viajar.

“Si tu negocio depende de ti, no eres dueño de un negocio- tienes un trabajo. Y ese es el peor trabajo del mundo porque estás trabajando para un lunático” – Michael Gerber

Espero que este artículo te ayude en tu negocio y sobre todo a entender qué es importante y en dónde tienen que estar tus esfuerzos. Recuerda que tu negocio tiene que apoyar tu estilo de vida y permitirte la libertad que deseas, no estás aquí para crear una cárcel para ti misma, sino la libertad de poder disfrutar la vida más.

Si estás interesada en ser alumna de la Escuela de Emprendedoras, abrimos inscripciones especiales el 17 de agosto e iniciamos las clases el 20 de septiembre, puedes ver todo el plan de estudios y la información del curso aquí.

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No. 28 del Proyecto de 100 Días

Pin It on Pinterest