brassiere_portada

El brasier (brassiere o sostén) es una prenda íntima tan ligada a la idea de “ser mujer”, que nos cuesta mucho imaginar una vida sin el; el no tener que comprarlo, usarlo y sobre todo necesitarlo.

Sin embargo, investigaciones recientes asocian el uso del brasier restrictivo (con varillas o muy apretados) con el desarrollo de fibrosis, quistes no malignos y hasta con el desarrollo de cancer de mama. 

Hoy en día, la oferta de brasier es casi que infinita; los hay con tirantes, strapless, deportivos, escotados, con encajes, cruzados, lisos, de gran soporte, de adornos, etc. Lo hay de adorno, para sostener, dar forma, realzar y lo peor es que están tan insertados como una necesidad en nuestra vida y estamos tan acostumbradas a usarlos que olvidamos quitárnoslos hasta para al ir a dormir.

Un poco de historia, los estudios y las consecuencias de usar brasier (especialmente el equivocado)

 

braEl sostén es una prenda íntima que nació en el siglo 20 después del corset; una prenda que se dejó de usar porque a pesar de haber sido creada para moldear la figura de la mujer y hacerla cada vez más “deseable”, ésta apretaba todos los órganos internos causando desde desmayos hasta graves problemas de salud.

El sostén, como lo conocemos hoy en día, se inventó en 1893 y desde esa época se nos ha urgido a comprar y utilizar esta prenda que “previene” la caída de los pechos presentándolos de una forma más bella y de nuevo: deseable*.

Pero hasta la industria dedicada a hacer sostenes admite que el único momento en que esta prenda en realidad previere la caída del pecho es cuando está puesta.

En estudios recientes se ha observado que usar un soporte artificial, como lo es el brasier, por mucho tiempo, causa que los ligamentos y la suspensión natural de los pechos se atrofie por completo haciendo que con los años los pechos cuelguen aún más que si no se hubiera usado brassiere. Lo único que puede ayudar son los ejercicios pectorales y fortalecer los músculos.

Como mencionamos anteriormente, se han realizado estudios que asocian el desarrollo de algunos quistes con el uso de brasier restrictivos.

En el libro Dressed to Kill escrito por Sydney Ross Singer y Soma Grismaijer (1995), los investigadores dedujeron que las mujeres que utilizan brasier por más de 12 horas al día tienen mayor probabilidad de sufrir cancer de pecho que aquellas que lo utilizan menos.

Los mismos investigadores concluyeron que el 90% de la mujeres con fibrosis y quistes simples mostraron grandes mejorías cuando dejaron de usar brasier.

El vínculo entre tumores de pecho, malignos o benignos, y el uso del brasier, a pesar de no ser definitiva es suficiente para que la tomemos seriamente.

El sistema linfático requiere de movimiento y “libertad” (entiéndase como el estar restringido) para hacer su trabajo y poder liberar toxinas. Los sostenes apretados, no permiten que esto suceda.

¿Qué brasier usar y cuál desechar?

sin_brassiereLa industria de lencería ha creado brasier especiales para cumplir todo tipos de funciones pero sobretodo para cubrir la necesidad de consumo que se nos ha impuesto desde hace muchos años. Pero lo importante no es sólo el hecho de que al parecen son profundamente innecesarios, sino que hasta pueden hacernos mucho daño; especialmente si nuestro brassier favorito es aquel con aro de metal.

Aunque mucho se ha hablado del brasier ideal, en cuanto a tamaño, soporte, etc, justamente el más famoso es el más perjudicial para la salud, y ese es el que tiene un alambre rígido en la base de las copas.

Considerado como uno de los más populares, el brasier con varilla metálica oprime el pecho mucho más que aquel con aro de plástico. Éste también lastima la piel debido al roce con el metal y tiene un efecto negativo en nuestra circulación linfática.

La varilla (así como cualquier resorte demasiado apretado) comprime los ganglios y canales linfáticos, lo cual impide la correcta desintoxicación del cuerpo.

Así las toxinas se terminan acumulando en los tejidos de las mamas, pudiendo originar quistes, nódulos y, en el peor de los casos, enfermedades como el cáncer de pecho.

Además de todo esto, algunos acupunturistas opinan que utilizar un sujetador con piezas metálicas obstruye los meridianos del cuerpo, imposibilitando el debido flujo de la energía; energía que al quedar estancada puede originar dolores y bultos en los pechos.

Respecto al común mito que dice que si no se usa brasier los pechos se colgarán más con el paso de los años, es importante mencionar que un estudio realizado en Francia, cuyas evaluaciones aún son preliminares, demostró que el uso del sostén (con o sin aro de metal) es totalmente innecesario.

Se concluyó que los pechos de mujeres que no utilizaban brasier eran más firmes. Esto debido a que ellas evitaron que sus pechos dependieran del sujetador para mantenerse firmes y así  sus músculos pectorales se fortalecieron impidiendo la caída acelerada de su busto.

Por el contrario, quienes usaban diariamente esta prenda íntima, malacostumbraron a sus senos y pensando que evitarían padecer los terribles efectos de la gravedad, estaban promoviendo, paradójicamente, todo lo contrario.

¿Qué te recomendamos?

brassiere_deportivo

Te recomendamos que si tienes o quieres utilizar brasier, te decidas por uno que no tenga varilla ni de metal ni de plástico.

Si necesitas que tu brasier tenga un aro para sentir tus pechos seguros, procura que éste sea de plástico. Si no consigues uno con varilla de plástico, puedes cortar la costura que evita que ésta se salga, y cambiar la pieza metálica. Esta opción es ideal para mujeres con pechos grandes, que se sienten inseguras cuando utilizan brassieres sin soporte.

Si tienes senos pequeños, ni siquiera hará falta colocar un aro de plástico: retira la varilla de metal y tus senos seguirán estando por las nubes. Una excelente opción es utilizar brasier sin ningún tipo de alambre, ya que estos también logran su objetivo.

Nunca, nunca, nunca, duermas con brasier. Esto no tiene ningún efecto benéfico en el cuerpo y lo único que hace es restringir la circulación especialmente en esa area tan importante de tu cuerpo.

Si usas sostén durante el día, quítatelo apenes llegues a casa. Tus pechos y todo tu cuerpo te lo agradecerá.

Descansa del brasier cuanto más puedas: en la noche, en casa, los domingo, etc. Sabemos que si tienes pechos pequeños esto es más fácil, pero ya sean grandes o pequeñitos, dejar el brasier a un lado será una buena decision para tu salud. 

Si quieres hacerlo y no sabes cómo dejar el bra te recomendamos ir poco a poco y ver cómo te sientes. Algunos pasos que puedes ir dando son:

  1. Cambiar las varillas por unas más suaves o eliminarlas completamente.
  2. Optar por sostenes más suaves o deportivos (no demasiado apretados).
  3. Dejar de usar sostén pero suplir con una camiseta pegada; eso te ayudará a sentirte más cómoda ya que limitará el movimiento de los pechos y hará que no se transparente el pezón.
  4. Dejar el sostén en casa cuando sea un día en que sabes no te quitarás el sweater.
  5. No usar sostén en clases de meditación o yoga ya que al ser de bajo impacto no es necesario y puedes probar porque estás en un ambiente seguro.

Pon en práctica estos consejos y verás como además de mejorar la salud de tus pechos y ayudar a tu cuerpo a desintoxicar, te sentirás más segura con tu cuerpo.

Tus pechos, del tamaño y forma que sean, son perfectos, hermosos y cumplen una de las funciones más increíbles de la naturaleza: poder alimentar a un ser vivo.

Respétalos, ámalos y cuídalos. *Un masajito o cepillado en seco también les caerá e maravilla.

Con cariño, Mujer Holística

*Deseable: adj. Digno de ser deseado. Adjetivo completamente subjetivo y sujeto a condicionamientos e ideas de belleza.  

Pin It on Pinterest