En estas últimas semanas he sentido la necesidad de simplificar, de entrar en el silencio y simplemente disfrutar de mi vida en el momento presente. Estuve en un retiro de silencio recientemente y me conecté nuevamente con la importancia del silencio y cómo había perdido esa conexión en mi vida. He permitido que los últimos dos o tres años sean años acelerados y han pasado más rápido de lo que me hubiera gustado y no he puesto suficiente énfasis en el presente y en el silencio. Cuando uno trabaja tanto y con tantas personas, como lo hago yo, las prácticas de auto-cuidado son indispensables y los retiros de horas o días de silencio son una de las mejores formas de regresar al centro y escucharse a uno mismo.

Hay un placer innato en el momento presente en silencio que no se puede describir con palabras. Es el placer de deleitarse con el sentimiento de posibilidades infinitas y nada de interrupciones, saber que en este momento soy capaz de escoger la dirección de mi vida y que el próximo instante será lo que yo quiero que sea. 

La mejor manera de conectarnos con esa sensación de expansión y deleite es entrando en el silencio interno. En este caso no estoy hablando de la meditación ni la importancia de su práctica, sino que estoy hablando del silencio, simplemente de estar presente en el momento y definir mi relación con este estado tan sagrado. Hay una diferencia entre el silencio puro y las prácticas de meditación y esa diferencia está en nuestra intención y en reconocer la distinción entre ambos. 

El silencio es sagrado y tendemos a no practicarlo lo suficiente. Vivimos en un mundo lleno de ruido externo, de voces y opiniones nuestras y de otros y de estimulación de redes sociales y medios de comunicación. Es un mundo de comunicación constante y los momentos de retiro y silencio son casi inexistentes. Inclusive cuando estamos meditando, muchas veces escogemos hacer meditaciones guiadas o con mantras o música y no escogiendo el silencio puro y sagrado, cuando quizás de vez en cuando podríamos optar por él. 

El silencio incómodo 

Más de una vez he escuchado de personas que necesitan tener siempre música o el televisor prendido en casa, que no soportan el silencio, o de parejas que creen que el silencio es señal de que no hay de que hablar. Todo lo contrario, el silencio es un estado de placer al estar con uno mismo o con otra persona, compartiendo este estado mutuamente. 

Esto nos lleva a reflexionar, ¿Qué tanta estimulación tenemos a diario? ¿Cuál es nuestra relación con el silencio? ¿Será incómodo y nos molesta ó lo disfrutamos? ¿Sentimos la necesidad de estimulo constante? ¿Cómo definirías tu la relación con el silencio? ¿Qué creencias hay alrededor del silencio? ¿Es castigado o permitido? ¿Te atreverías a hacer un día a la semana en casa en dónde todos guardan silencio durante la cena? ¿Sería incómodo realizar esta práctica, por qué? 

Tenemos mucho que decir y al mismo tiempo tan poco que decir. 

Un retiro de silencio

Si estás sintiendo esta necesidad de desconectarte del mundo, quizás sientes una adicción a las redes sociales o un sobre estimulo de tanta información en dónde sientes que no puedes parar y desconectarte por unas horas, entonces te recomiendo entrar en el silencio. Los retiros de silencio son de gran beneficio, en especial si estás rodeada de ruido externo, si estás confundida o si estás rodeada de opiniones de otras las personas sobre cómo vivir tu vida. Te abrirán un espacio para sentir tu cuerpo físico y conectarte internamente. 

El silencio te ayudará a bajar la ansiedad y a permitir que las respuestas que estás buscando lleguen a ti naturalmente. Hay una claridad, una sensación de expansión, de paz y de tranquilidad que de ninguna otra forma podríamos conseguir. El silencio también apoya la práctica de meditación porque nos ayuda a “limpiar” la mente de pensamientos repetitivos y a conectarnos mejor con nuestro centro. También aumenta la intuición y nos ayuda a distinguir entre los diferentes mensajes que recibimos. 

Una de las cosas que más noté en el retiro de silencio fue que el tiempo se expandió enormemente. Leí un libro entero en dos días y cada vez que miraba el reloj y pensaba que habían pasado horas, me daba cuenta que a veces solo había pasado media hora. Perdemos la percepción del tiempo completamente, especialmente si tampoco tenemos un reloj a mano. 

Hay muchas formas de hacer un retiro de silencio y muchos tipos de retiros. Si no tienes la oportunidad de salir de tu casa e ir a un lugar alejado, por ejemplo en la montaña, entonces practica en tu casa el silencio intencionado por un par de horas o por un fin de semana. También podrías ir al spa y pasar un par de horas allí en silencio. 

Luego, si tienes la oportunidad de realizar un retiro de silencio más largo puedes optar por 2 días, 5 días, 10 días o inclusive más tiempo. Yo asistí a un lugar que se llama Bali Silent Retreat que está dedicado completamente al silencio en un área alejada de la ciudad y completamente auto sostenible, lo cuál lo hace un lugar más especial aún. 

Hay muchos tipos de retiros, por lo que es importante que investigues bien antes de ir y que te sientas cómoda con el tipo de retiro que es. Por ejemplo, hay algunos retiros de silencio que implican meditar todo el día en una misma postura, mientras que hay otros que tienen actividades, como yoga y meditación y que también te permiten leer. Averigua también qué tipo de comida ofrecen y cómo es el alojamiento y si te sentirás cómoda allí. La idea de hacer un retiro es que estés cómoda para entrar en el silencio, porque si estás incómoda, te será más difícil disfrutar del proceso…. y recuerda que muchas veces olvidamos el placer en este tipo de actividades, así que busquemos algo que sea realmente placentero para nosotras.

Me encantaría que compartieras en los comentarios cómo es tu relación con el silencio y qué tan importante es para ti.

Con cariño,

MJ

María José Flaqué

María José Flaqué es la fundadora de Mujer Holística. María José es Health Coach, Business Coach y emprendedora de negocios digitales. Entre sus muchas pasiones están los negocios en línea, la meditación, viajar por el mundo y ayudar a las mujeres a manifestar la vida que desean. Ella trabaja completamente en línea y vive entre Bali y Costa Rica. Su misión es inspirar a las mujeres a seguir sus sueños y sueña con vivir en un mundo de mujeres empoderadas, felices y abundantes. Puedes seguir a María José en Instagram @mjflaque

Latest posts by María José Flaqué (see all)

Pin It on Pinterest