ego2Este es quizás uno de los artículos más fuertes sobre el mundo del desarrollo personal, que he escrito para Mujer Holística. Mi intención es compartir mi camino contigo y esto es parte de mi camino.

El yoga, el coaching, el desarrollo personal, la alimentación saludable y toda la onda holística, ha explotado y se está convirtiendo en un estilo de vida maravilloso que va a transformar el mundo. Sin embargo, estas tendencias también rondan peligrosamente cerca del ego y de la moda, lo cuál puede traer consecuencias serias.

Al ego le encanta identificarse con las etiquetas; le encanta crear separación y establecer rankings de qué es mejor o peor, en todo…

Ultimamente he escuchado muchas etiquetas como: Soy yogi, soy coach, soy vegana, soy vegetariana y sobre todo “soy más espiritual”. Esto nos sirve para identificarnos como parte de un movimiento o un grupo de personas que trae una unión único, pero también llevado al extremo, funciona como una forma de creer que sabemos más de la vida que otras personas o como oportunidad de imponer nuestra creencia.

Una vez una coach me dijo: “La categoría de Desarrollo Personal en los libros, es el área a la que es más difícil entrar; hay un exceso de autores porque a todo el mundo le encanta decirle a otros cómo vivir su vida”. Muy fuerte.

Si nunca te has encontrado con alguien, en el mundo del desarrollo personal o alimentación sana, que te ha dado mil consejos sobre qué debes de comer o qué ejercicios deberías hacer para soltar esos bloqueos, quizás no entiendes estas palabras, pero si vives en este mundo, al igual que yo, de seguro te ha ocurrido algo parecido a lo que me ocurrió el otro día….

Estoy cenando en una mesa rodeada de yogis, coaches y personas que trabajan en el área del desarrollo personal y de pronto me preguntan a qué voy a Noruega sola. Yo respondo: “Voy a inspirarme para comenzar a escribir un libro que llevo un año tratando de darle forma y no lo logro muy bien”; ustedes ya me conocen, soy muy transparente y muy honesta con mi vida y si algo me es difícil no tengo porque esconderlo del mundo, es parte de mi camino y lo que me hace real, comparto mi camino porque no tengo por qué mentir.

La respuesta que recibí fue: “¿Te gustaría que descifremos en dónde tienes un bloqueo alrededor de escribir ese libro?”, “sería interesante que exploráramos qué refleja esto de ti”, “seguro estás intentando con metas muy grandes”, y peor aún: “Ok, tus técnicas de escribir seguro no son buenas, empecemos por el principio, ¿ya tienes un esquema?”.

Ante estos comentarios entré en un semi-estado de pánico y lo único que alcanza a contestar a todos esos rostros dándole diferentes consejos es: “¡¡Nooo, no quiero eso, solamente les estaba contando algo.”

ESPIRITUALIDAD DEL EGO

ego3

Agradezco sus intenciones, en serio, pero no pedí consejos, simplemente respondí a una pregunta.

Tengo muchos de libros de desarrollo personal con miles de técnicas para desbloquear mis traumas o bloqueos energéticos, tengo muchas amigas expertas y muy reconocidas en el tema de bloqueos que me ayudarían en un segundo… si yo se los pidiese. Y creo que puedo discernir cuando un evento está reflejando algo de mi o cuáles son mis emociones alrededor de eso. Tengo perfectamente clara la situación que me estaba ocurriendo y no necesitaba un grupo de extraños que me dijeran cómo tengo que enfrentar este tema para “crecer” o para “desbloquearme”, simplemente dije en voz alta algo por lo que estaba atravesando. Yo no pedí consejos, no pedí que lo analizáramos todos juntos, solamente conté algo que me estaba sucediendo sin esperar nada más que me escucharan.

Como cualquier otro ser espiritual que vive una experiencia como un ser humano, hay cosas más fáciles de hacer y otras más difíciles. Pero así estaba yo, humana y real, hablando frente a un grupo de personas, sin esperar que me dijeran cómo tengo que llevar a cabo mi misión.

A veces siento que hemos perdido esa capacidad de escuchar; que hemos olvidado el verdadero poder de la escucha y el silencio.

Este evento no es aislado en mi mundo, puedo ver cómo sucede por todos lados; me refiero a la necesidad de ciertos grupos de personas de decirle a otras cómo tienen que vivir su vida y sobretodo de dar consejos libremente a personas que recién conocen, especialmente alrededor de la espiritualidad ó las emociones.

Ahora, tengo que aclarar que no estoy diciendo que la persona que quiere darme un consejo sea mal intencionada, ni que su consejo o técnica no sea beneficiosa para muchas personas, incluyéndome a mi. Pero estoy convencida de que hay espacios y momentos para todo, como para dar consejos profesionales o consejos cuando alguien los pide.

Aquí es dónde la línea se pone gris, delgada y extraña… tan extraña que hasta a mí, que llevo años en este mundo, me cuesta definir. Esta línea tiene que ver con cómo sujetamos el espacio energético de otra persona, cómo escuchamos y cómo aceptamos al otro tal cuál es; sin querer cambiarlo ni decirle lo que tiene que hacer, simplemente estando presente en su experiencia.

Es ese “pequeño” espacio entre…

 

abismo
Mi libertad y espiritualidad <——————> Tus ganas de ayudarme con las herramientas de tu camino personal.

En palabras sencillas, esta línea gris se llama: No me digas lo que crees que tengo que hacer, si yo no te lo pregunté y no lo estoy buscando. Escúchame mejor.

Porque decirle a otro lo que debería de hacer, no es sujetar su espacio energético y tampoco es escuchar con compasión.

El silencio, la compasión y la presencia son la verdadera clave para ayudarle a otros a transformar. 

En la revista No.3 de Soy Una Mujer Holísitica les escribí un artículo sobre cómo sujetar el espacio energético de una persona, en él les compartí varios consejos para sujetar espacios energéticos, dos de ellos son:

  1. Limita los consejos: Muchas veces las personas vienen a nosotros a pedirnos consejos, pero en realidad lo único que quieren es que alguien los escuche. La verdad y las respuestas siempre están dentro de uno. Cuando alguien nos escucha, sin prejuicios y sin juzgar, permite que lo que tenemos que expresar salga y podamos llegar a la respuesta que está adentro nuestro. Si das consejos, estás orientando a la persona hacia lo que tú crees que es correcto, pero quizás ese no su camino.
    Sostener un espacio energético, tal cuál dice la palabra, no significa dirigir ni controlar.
  2. Saca a tu ego de la ecuación: Seguro que tienes una opinión sobre lo que la otra persona debe o no hacer. Quizás hasta quieres entrar y cambiar la situación, defendiendo o actuando por esa otra persona. Saca a tu ego de la ecuación. Esto no se trata de ti ni de lo que tú crees que es correcto o incorrecto; se trata de permitir que la otra persona pueda expresarse libremente y que tú puedas entregarle amor, compasión y energía de sanación. Si crees que la otra persona está actuando mal o que tú lo harías diferente, simplemente manda amor y pide que su camino se ilumine para que la situación se resuelva de la mejor manera para todas las partes involucradas.

Pareciera que tenemos una gran necesidad de demostrar que somos sabios o espirituales, inteligentes, profundos o de querer ayudar pero proyectando nuestra vida sobre la vida de otros. Pero esto no habla de cuánto queremos ayudar al otro, sino de lo mucho que queremos que el otro entienda que nosotros sabemos mejor que él o lo que debería de hacer, en nuestra opinión.

No hay manera que alguien externo y que nos conoce hace solo un par de semanas, sepa mejor que nosotros lo que tenemos que hacer.

Dar consejos a otra persona sobre cómo tiene que vivir su vida, no te hace más espiritual o iluminada; sino que es solamente una trampa del ego.

Para sostener un espacio energético tienes que estar conectada con tu Ser y estar 100% presente en la experiencia de la otra persona. Tú trabajo es ayudar a transformar la energía en energía de amor y compasión. No juzgues, no analices y no trates de controlar ninguna situación, simplemente da amor.

La capacidad de una persona de sujetar un espacio energético y escuchar con presencia es quizás, una de las formas más poderosas para ver qué tan conectado está con si mismo. Es desde ese centro de conexión con uno mismo que todo se transforma, incluyendo el espacio que se comparte.

Gracias por leerme y espero siempre poder inspirarte a vivir una vida mejor, siempre respetando tu libertad y honrando ese espacio sagrado de tu interior, dónde residen todas las respuestas que te llevaran a tu serenidad y tu propia felicidad.

Con cariño,

MJ

"Tener una práctica espiritual diaria no requiere más de unos minutos al día y bien puede cambiar tu vida." -MJ
En este programa te comparto 10 ejercicios que puedes realizar en cualquier momento del día para conectar con tu centro y con tu espiritualidad.

María José Flaqué

María José Flaqué es la fundadora de Mujer Holística. María José es Health Coach, Business Coach y emprendedora de negocios digitales. Entre sus muchas pasiones están los negocios en línea, la meditación, viajar por el mundo y ayudar a las mujeres a manifestar la vida que desean. Ella trabaja completamente en línea y vive entre Bali y Costa Rica. Su misión es inspirar a las mujeres a seguir sus sueños y sueña con vivir en un mundo de mujeres empoderadas, felices y abundantes. Puedes seguir a María José en Instagram @mjflaque

Latest posts by María José Flaqué (see all)

Pin It on Pinterest