En este momento en el que vivimos donde las redes sociales han tomado un poder muy fuerte, los medios tradicionales ya no son la única fuente de información y de repente todos somos el medio de información. Nuestra oportunidad para aprender y ver otros puntos de vista se ha vuelto cada vez mayor. Tenemos dos alternativas con las redes sociales, podemos utilizarlas para crear una realidad más expansiva y positiva o para mantenernos en el miedo y el dolor colectivo. Aquí te comparto algunas reflexiones para hacer de tu cuenta en tu red favorita un lugar que apoya la creación de una novedosa realidad más expansiva.

Lo que publicamos impacta el mundo 

Si tienes una cuenta de Facebook, Instagram o Twitter, tu voz es importante. Lo que publicas de tu vida, del mundo, tus opiniones y lo que compartes es una herramienta muy poderosa que afecta a todas las personas a tu alrededor. Todas somos las nuevas influenciadoras, somos el medio, somos las nuevas noticias.

Si queremos un mundo más positivo, lleno de amor y que nos inspire, el cambio inicia en los muros y redes sociales. Si tienes la urgencia de publicar algo negativo, quejas, agresividad o violencia, no lo hagas. Publicar cosas de baja energía te mantiene en un círculo de negatividad con el cual atraes más cosas perjudiciales a tu vida y ademas estrés. Rompe el patrón y disfruta del valor de este espacio donde puedes expresarte libremente e influir mucho más de lo que te imaginas.

Comparte pensamientos positivos. Comparte lo que te inspira. Comparte tu frase favorita o un mensaje de amor. Comparte historias y fotos de las personas que amas. Conéctate con personas en tu mismo camino. Comparte tu luz. Tu energía positiva es contagiosa.

Cuestiona de dónde viene la información

Uno de los pilares de soñar en grande es cuestionar todo lo que vemos a nuestro alrededor e imaginar que vivimos en otra realidad o inclusive que somos extraterrestres curiosos que recién llegamos a este planeta. Muchas veces ocurre que asumimos ciertas verdades sin cuestionar su origen, ni cómo nuestra percepción de eso que vemos está siendo influenciada directamente por el sistema.

Hace dos días escribí sobre la crítica en las redes sociales y hoy quiero hacer un ejercicio de imaginación, simplemente con el afán de abrir la mente y cuestionar nuestras creencias hacia ciertas cosas. Mi interés no es en desvalorizar las redes sociales (mi negocio está basado en eso), ni las páginas con muchos seguidores (ni la mía), ni criticar, en lo absoluto. Mi idea con este ejercicio es imaginarse un mundo distinto en las redes y cuestionar cómo percibimos las cosas, sin analizar, ni juzgar ni querer cambiar…. simplemente contemplando la respuesta a estas preguntas con una mente abierta.

Imagina que hoy despertamos y las redes sociales ya no tienen número de seguidores desplegados en la página. Solamente Facebook, Instagram o Twitter saben cuántos seguidores tiene cada página, para los usuarios es un secreto. ¿Cambiaría tu percepción sobre una persona o una página? ¿Considerarías que es líder de opinión? ¿Confiarías en esa persona? ¿Influenciaría tu decisión de seguir esa página o no, si no tiene ni un solo seguidor? Estaríamos siguiendo a esa persona exclusivamente por su contenido y cómo vibramos con lo que proyecta al mundo. Quizás ya haces esto, pero igual te invito a cuestionar cuando sigues una cuenta si lo haces por su contenido o porque otros lo siguen.

Limpia tu muro y mantén solo cosas positivas

Hace un tiempo leí en las noticias que como parte de una experimento, Facebook manipuló las noticias de más de 700.000 mil usuarios sin su autorización. Esto no es nuevo, Facebook utiliza distintos algoritmos para decidir qué sale en los muros y que noticias son importantes para compartir. Lo interesante es que el experimento fue dirigido a estudiar las emociones de los miembros de Facebook frente a diferentes noticias.

El experimento separó a las personas en dos grupos: a uno les mostró solo noticias negativas y al otro solo positivas. El resultado del experimento fue que los que tenían solo noticias negativas en su Facebook eventualmente compartían cosas negativas también; y por otro lado, los que veían cosas positivas terminaban compartiendo y escribiendo sobre cosas positivas. En otras palabras, las redes sociales ofrecen la posibilidad de mejorar o empeorar tu humor..

Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que las emociones que experimentaban los usuarios en línea son influenciadas por los artículos y las noticias que leen, que también les termina afectando en su vida real. Aquí te comparto algunos consejos para mantener tu muro lo más positivo posible:

  • Elimina de tus noticias a las personas que solo comparten cosas negativas, lo puedes hacer sin tener que borrarlos como amigos.
  • Rodéate de comunidades positivas.
  • No te involucres en conversaciones en Facebook que te causen enojo o dolor (especialmente las que tienen que ver con temas controversiales), invierte tu tiempo en cosas mejores.
  • Comparte cosas positivas, si sabes que lo que difundes influye a las personas a tu alrededor, escoge bien qué enviar en tus publicaciones, tienes el poder de mejorarle el día a una persona rápidamente.
  • ¡Envía amor, borra y perdona!… este quizás es el mejor consejo de todos. Cuando alguien te insulte o ponga algo negativo sobre ti o a alguien más en su Facebook (especialmente si tienes una página de tu negocio), no respondas, simplemente envía amor, borra el comentario y perdona a esa persona.

 

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No. 76 del Proyecto de 100 Días

Pin It on Pinterest