Escribo este artículo con todas las preguntas que me he hecho esta semana. No tengo las respuestas y no las espero, creo que todos estamos aprendiendo a vivir en este mundo nuevo y tan acelerado, cada quien a su ritmo y su manera, haciendo lo mejor que podemos. Este artículo es un poco de todo, pero sobre todo sobre las reflexiones de estos días, que espero te sirvan a ti también.

La semana pasada estuve de vacaciones en NY con mi familia, fue un evento especial porque mis hermanas viven fuera del país y no es fácil juntarnos todos en un mismo lugar. Generalmente cuando viajo lo hago sola o con una amiga, pero casi nunca con un grupo de personas. Me encantó el viaje, la pasamos súper bien, pero noté que sentí mucha ansiedad al no tener tiempo para mi a solas. Mi vida normalmente es bastante sencilla y paso mucho tiempo sola, lo cual me encanta, por lo que cuando estoy rodeada de personas y en ambientes con mucha estimulación (como NY) siento la necesidad de que todo pause y entre en silencio. No manejo bien la sobre estimulación, me causa ansiedad y una desconexión conmigo misma que no me gusta.

Hoy estaba conversando con una amiga de este tema y del exceso de estimulación. No es primera vez que toco este tema en el blog y sé que hay mucho más que hablar al respecto, porque es un asunto recurrente en los correos. Mi amiga me comentaba que su estado constante es de sobre-estimulación y cansancio de tanta información a su alrededor. Ella sentía que le faltaba contención, para poder atender con presencia y atención a las personas y situaciones en su vida. Por mi lado, yo siento una falta de control y de impotencia al no poder llegar a responder todo lo que se requiere de mi, al pensar sobre lo que ocurre en el mundo y también poder atender con presencia las cosas en mi vida. El sentido de contención viene de estar presentes en el momento con presencia plena, sin estar pensando en otras cosas y estando atenta a lo que está ocurriendo aquí y ahora.

Pero, cada vez se vuelve más difícil estar presentes en una sola cosa a la vez en la vida que estamos experimentando. El mundo cambia a una velocidad impresionante, hoy tenemos más de todo y además estamos rodeadas de la información de las redes sociales, que han revolucionado el mundo, y que han llegado a ser una parte importante en nuestra vida que tenemos que observar. Es una bendición tener nuevas formas de comunicación, pero al mismo tiempo vivimos en una realidad que a veces va demasiado rápida y es muy difícil de contener energéticamente.

A veces me cuestiono si el conocer lo que está ocurriendo en el mundo (tanto en las noticias como con todos mis amigos) me beneficia o no, si realmente es más de lo que yo puedo manejar y si tanto estímulo o exceso de información están haciendo que me pierda la vida en ello. Anoche hablaba con mi papá sobre las noticias y la manera en que ahora tenemos acceso directo a información que antes no teníamos. Le preguntaba a él cómo era la vida cuando era pequeño en el campo y no tenían acceso a las noticias con facilidad. Él me contaba que la gran noticia del día era algo relacionado con la finca o las cosechas, pero que no tenían acceso a la información como hoy y que la vida era difícil, pero al mismo tiempo más sencilla.

Nos quedamos reflexionando en eso. ¿Será mejor no saber tanto ni estar tan conectadas? ¿cuánta información y estimulación puedo manejar sin sentirme ansiosa o cansada? Hay una parte de mi que desea saber lo que ocurre con otras personas alrededor del mundo y con el medio ambiente, pero también me causa a veces preocupación. ¿Debería mejor evitar ver el sufrimiento del mundo? Si yo estuviera en una situación como la de los ciudadanos en Corea del Norte o los Rohingya en Myanmar, no me gustaría que el resto del mundo ignorara mi existencia, siento que es injusto. Pero, también sé que tengo que aprender a verlo con compasión, sin sufrir por ello.

De repente surgen tantas pregunta: ¿quizás soy muy sensible? ¿dónde está el balance? ¿hasta qué punto es bueno saber las cosas y hasta qué punto tenemos que ignorar las noticias? ¿dónde están los límites con respecto a la cantidad de información que procesamos a diario? ¿cómo regresamos al presente y manejamos un mundo tan rápido, sin volvernos locas en el intento? ¿cómo nos relacionamos con el tiempo? ¿dónde están nuestros límites energéticos? ¿dónde está el disfrute del momento presente? ¿vivimos basadas en la agenda de otras personas? ¿dónde está el balance con todo lo que ingresa a mi vida?.

No sé la respuesta a muchas de estas preguntas. Lo que sí sé es que:

  • Tenemos que sacar tiempo para estar en silencio con nosotras mismas.
  • No vamos a aliviar el sufrimiento del mundo al sufrir nosotras mismas, pero tampoco podemos negar que está allí. Hay que enviar amor y compasión y continuar viviendo una vida positiva.
  • Tenemos que vivir con nuestra agenda en mano, no la agenda de otras personas. Nada es urgente, excepto nosotras mismas, todo lo demás puede esperar. No tenemos que contestar el teléfono inmediatamente, ni tenemos que responder los cientos de correos que entran a diario, ni todos los mensajes del celular. Es imposible vivir en base a las necesidades de otras personas, nunca vamos a quedar bien así. Es la receta perfecta para volverse ansiosa y perderse en ello. Tenemos que tener límites.
  • No hay una forma correcta de vivir la vida. Hacemos el mejor intento que podemos, aprendemos a vivir este mundo tan nuevo y a regresar a nosotras mismas en medio de todo, hacemos una prioridad el atender a las personas a nuestro alrededor con amor.
  • Está bien decir que no. Está bien poner límites y no sentir que hay que atender a todo inmediatamente.

Lo único urgente es vivir.

Me encantaría saber cómo te sientes tú cuando hay mucha estimulación a tu alrededor y cuáles son tus verdades alrededor de esto.

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No. 55 del Proyecto de 100 Días

Mujer Holística

Mujer Holística

María José es fundadora de Mujer Holística y Mujer Holística Emprendedora, además de ser Health Coach, Business Coach y emprendedora de negocios digitales. Entre sus muchas pasiones están los negocios en línea, la meditación, viajar por el mundo y ayudar a las mujeres a manifestar la vida que desean. Su misión es inspirar a las mujeres a seguir sus sueños y sueña con vivir en un mundo de mujeres empoderadas, felices y abundantes.
Mujer Holística

Latest posts by Mujer Holística (see all)

Pin It on Pinterest