Lo mejor que trae este mes

Marzo será un mes para planificar tu expansión, liberarte de viejas creencias que hasta ahora te han limitado, sobre todo en cuanto a tus verdaderos talentos y lo que eres capaz de hacer, y poner dedicación a lo que quieres, en especial en términos laborales y otro tipo de proyectos.

El mes anterior te ayudó a cerrar temas y probablemente, una etapa de tu vida – aunque aun puede ser que estés viviendo el final –. Ahora estás mejor posicionada para mirar al futuro y proyectar con entusiasmo, cuál será tu “próxima aventura”. ¿Hacia qué horizonte, físico y/o emocional, te quieres dirigir? ¿Dónde te quieres ver en uno, dos o tres años más? De alguna forma, marzo nos conectará con esta decisión, pues lo que estamos cultivando hoy significa mucho más que algo para resolver el corto plazo.

Ahora, en este ímpetu por dejar atrás tu zona cómoda y proyectarte, ¿estás haciendo un plan? ¿hay alguien que te acompañe en esta visión? Ya sabes que no hay mayor éxito – en sentido profundo – que aquel que podemos lograr acompañadas y en cooperación con otros. Arrímate a tus mejores árboles y sé tu también ese apoyo que otro necesita de ti. Juntos siempre somos más fuertes. Suena cursi, pero es toda la verdad.

Lo que tendremos que mirar con atención es a esas emociones de insatisfacción, de apatía o retraimiento, que nos quitan la energía que necesitamos para organizar y desarrollando nuestros planes. Por eso, cuando te sientas con ganas de mejor quedarte en tu “cuevita”, de guardarte y hacer una pausa, recuerda el por qué estás haciendo todo lo que estás creando. A mí me gusta mucho tener algo así como “kits de emergencia” para esos momentos emocionales, en que necesitamos sostenernos y traernos de regreso a la tierra. Ese kit puede ser un mantra que te recuerde del amor propio, algún libro, canción, práctica espiritual o terapia que te ayude y sostenga durante esos períodos. También es muy útil conocer nuestros ciclos a lo largo del mes y en relación a lo que gatilla inseguridad, duda o apatía, así podemos estar preparadas para la próxima vez que ocurra. En vez de pretender como que nuestros altos y bajos no existen, lo mejor es estar preparadas para ello aceptando que es parte de nuestro ritmo.

¿Cómo usar este mes a tu favor?

Para revelar lo mejor que marzo tiene para nosotras, tenemos que recurrir a nuestras fortalezas que, en este caso, tienen que ver con la certeza de que estamos siendo guiadas por algo más grande, que nuestra intuición nos está mostrando el camino correcto, y que sí podemos transformar las percepciones y creencias que nos limitan en este proceso de expansión. De hecho hay dos cosas muy poderosas que podemos hacer durante marzo: planificar y trabajar por nuestra expansión – esa “nueva aventura” – y trabajar internamente por soltar, dejar atrás y liberarnos de las viejas creencias, formas de pensar, formas de reaccionar, que ya no nos sirven. Es aprender a someternos emocionalmente a la guía de nuestra alma y respetando nuestros ritmos, actuar siguiendo esa guía.

Puede ser que en este proceso nos encontremos con fuertes resistencias, por eso tenemos que ser más inteligentes esta vez y saber que no es con fuerza bruta que romperemos esas resistencias internas, sino que haciéndolo con paciencia y fluyendo desde adentro, en ese sometimiento emocional que se logramos al confiar en nuestra voz interior.

Y en la práctica, se trata de conectarnos a la tierra. Actuar de manera pragmática e invertir nuestros recursos en aquello que es positivo para nosotras para el largo plazo. Si tienes por delante un desafío que pide de ti desarrollar una nueva maestría, entonces dedícate con compromiso a esa tarea trabajando como hormiguita, pues solo la práctica hace a la maestra. Es la inversión de energía, tiempo y foco lo que te llevará a tu siguiente nivel, no la ensoñación.

Finalmente, recuerda que todo lo bueno toma tiempo y que si quieres construir una realidad sustentable para tu futuro, tienes que saber poner bien un ladrillo cada día. Tus mejores aliados serán tu capacidad de mantenerte en movimiento y aplicar método a lo que haces. No te asustes; no se trata de volverte trabajólica y quemarte en el proceso, sino de saber que hay un esfuerzo que es necesario hacer, y que la forma correcta de hacerlo es creando, no empujando.

Espero, de corazón, que este mensaje te ayude a hacer lo mejor de marzo. Y recuerda que todos esos cambios positivos que desean están a un paso: en la decisión de experimentarlos.

Con amor,

Francisca Jara

Pin It on Pinterest