Toda la vida he tenido una gran cantidad de pelo y con mucho volumen. Cuando estaba en el colegio y en la universidad no me gustaba. Sentía que siempre estaba “puff” lleno de volumen, sin forma y que era muy difícil de mantener. Durante todos esos años anduve con colas y nunca lo soltaba, inclusive una vez llegué a cortarlo super corto, para así evitar tener que peinarlo.

Ahora la historia es distinta. Aprendí mucho cómo cuidar de él y cómo bajarle el volumen a un cantidad con la que me siento cómoda, cómo reducir el “frizz” y especialmente cómo mantenerlo sano. Aquí te comparto algunos consejos, a petición de todas ustedes en Instagram, que me preguntan a diario cómo mantener un pelo largo y saludable.

Consejos para un pelo saludable

El primer consejo (cre que ya lo saben) es que la salud del pelo comienza de adentro hacia afuera, con una alimentación saludable y rica en grasas saludables. El pelo necesita proteína, así que asegúrate de tener fuentes limpias de proteína a diario, por ejemplo frijoles, quinoa, salmón o también puedes consumir una proteína en polvo a base de plantas (a mí me gusta Sunwarrior o Vega). También es importante ingerir grasas saludables y Omega 3, por ejemplo puedes consumir nueces, aguacate, linaza o chia en tu dieta diaria.    He notado que eso hace una gran diferencia no solo en mi pelo, sino también en mi piel. El hierro también es importante para mantener una piel y pelo saludable, así como la vitamina E, el Zinc y la vitamina B. Yo no tomo un complejo vitamínico, prefiero consumir muchos jugos verdes y hago una alimentación basada en plantas, evitando el gluten y el exceso de azúcar. En mi caso, creo que el shot de cúrcuma y jengibre en la mañana es lo que más ha ayudado a sentirme mejor y estoy segura que aporta beneficios en mi piel y en el cabello también, tanto por su efecto antiinflamatorio, como por la cantidad de vitamina C.

El segundo consejo es mantener bajo el nivel de estrés.  En mi caso, he notado que cuando paso por momentos estresantes en exceso, mi pelo se pone excesivamente grasoso y comienza a caerse. Lo he visto en muchas personas cercanas a mi también, debido al estrés comienzan con problemas de caída de pelo. El pelo es uno de los primeros que reacciona a la ansiedad y a los cambios de estilo de vida. Para algunas personas puede ser difícil darse cuenta por qué se está cayendo el pelo, pero si padeces de tensión, agobio o ansiedad, mi principal recomendación es que vayas a explorar los niveles de estrés, segundo la falta de vitaminas o minerales en la dieta y tercero tu nivel de hormonas. Las hormonas juegan también un papel muy importante en la salud del pelo, por lo que si se te está cayendo es importante que también busques la causa allí.

Algunos consejos adicionales:

1. Frecuencia de lavado: he aprendido que el cabello no se puede lavar muy a menudo, porque se reseca y pierde su brillo natural. Yo me lo lavo una o máximo dos veces a la semana, nunca más que esto. Ese creo que ha sido el secreto principal detrás de tenerlo saludable. Para shampoo, te recomiendo que busques uno lo más natural posible (ja,ja,ja,ja) ya sé que me van a preguntar cuál utilizo, porque hace unas semanas se los confesé en Instagram y he recibido mensajes casi a diario, así que bueno lo confesaré aquí también. Yo utilizo un shampoo poco convencional, que lo cuento no para crear controversia, sino simplemente porque me preguntan mucho.  Uso shampoo especial para caballo 🙂 y he tenido resultados increíbles (ahora todas mis amigas lo usan también, es una historia muy entretenida la de este shampoo, pienso que en el supermercado deben de creer que hay miles de caballos en la zona residencial en la que vivimos). La marca que utilizo solo la venden en algunos países. En Costa Rica la compro en el Auto Mercado, se llama Easygroom. No puedo decir que con otros shampoos de otras marcas el resultado sea el mismo, pero si te puedo decir que notarás la diferencia desde el primer día, si no la notas, quizás el shampoo no sea de buena calidad.

2. En el lavado: Asegúrate de que no queden residuos de shampoo mientras te lo lavas y al final de la ducha siempre pongo el agua fría en el pelo, porque le da brillo adicional.

3. Seca tu pelo correctamente después de ducharte: Este consejo lo aprendí hace años y siento que ha hecho una gran diferencia en la salud de la hebra del pelo. Cuando lo secas, asegúrate de hacerlo sin restregar el pelo con la toalla. Si lo haces con una toalla rápidamente creando fricción, estás aumentando la cantidad de frizz en el pelo y además estás rompiéndolo. Para hacerlo correctamente, imagina como si estuvieras secándolo con una toalla de papel, poniéndola encima y permitiendo que ella absorba el exceso de agua, sin crear fricción. También puedes amarrar la toalla sobre tu cabeza, lo cuál hago mucho mientras me maquillo y así elimino el exceso de agua. Luego, puedes secar el pelo con secadora o al aire libre, yo prefiero al aire libre y amarrado suavemente (para que no guarde humedad) y mantenga forma.

4. Aceite de argan en las puntas: después de quitar el exceso de agua con la toalla, me pongo unas tres gotas de aceite de argán (si no tengo utilizo aceite de coco) en las puntas. 

5. Mascarilla: una vez al mes utilizo una mascarilla natural para el pelo con aceite de coco (lo puedes hacer una vez a la semana si tienes tiempo). El masaje de la cabeza con aceite de coco humecta el cuero cabelludo y evita la caspa. Es un excelente acondicionador y proporciona las proteínas esenciales para nutrir el cabello dañado, además la aplicación de aceite de coco en la cabeza seguido con un suave masaje ayuda a eliminar la fatiga mental. Para conseguir estos beneficios solo tenemos que aplicarlo sobre nuestro pelo y cuero cabelludo y dejarlo actuar unos 20 minutos antes de lavarlo.

La segunda mascarilla que también funciona muy bien es la de aguacate con miel. En un bowl pequeño, tritura 1 aguacate mediano junto con 2 cucharadas de miel, hasta que queden bien mezclados. Aplica sobre todo el cuero cabelludo y haz un masaje lento. Luego deja reposando por 20 a 30 minutos, una vez transcurrido el tiempo de absorción, lava tu pelo como de costumbre.

6. Evita el exceso de tinte y la plancha: definitivamente he notado la diferencia en el pelo cuando me decoloro las puntas, se quiebran fácilmente y siempre están secas. Te recomiendo limitar la cantidad de decoloración, tintes y químicos que te pones en él.

7. Utiliza un purificador de agua en la ducha: en Amazon venden unos filtros que purifican el agua de la ducha muy económicos y fáciles de instalar. Esto reduce la cantidad de cloro y metales en el agua, lo cual ayuda a mantener tu pelo con más brillo y suavidad, además de que evita que se reseque. 

8. Busca un largo y corte que se ajuste a tu tipo de pelo: en mi caso, tengo tanto pelo y con tanto volumen, que lo mejor es mantenerlo largo para que el peso baje un poco el volumen y en capas. Prueba con distintos cortes y largos hasta que encuentres uno que sea cómodo y que caiga naturalmente, sin mayor esfuerzo.

Espero que estos consejos te ayuden a mantener un pelo divino 🙂

Con cariño,

MJ

P.S. Esta es mi entrada No. 65 del Proyecto de 100 Días

Pin It on Pinterest