El no-dualismo como estado de libertad


“La “no-dualidad” significa, tal como lo definieron los Upanishads: ser libre de los pares”. Esto significa que la gran liberación consiste en liberarse de los pares de opuestos, liberarse de la dualidad y encontrar el espacio de Unidad no-dual que le da vida a ambos. Esto es la liberación porque dejamos ir el sueño imposible y doloroso de pasar toda nuestra vida tratando de encontrar un arriba sin un abajo, un adentro sin un afuera, un bien sin un mal y un placer sin su dolor inevitable.”- Ken Wilber

Es muy interesante darnos cuenta de que para poder interpretar nuestro entorno y comunicarnos entre nosotros, tenemos un lenguaje que está construido con base en los límites y la separación; muy similar al análisis que hace la mente de todo lo que nos rodea:

“El aquí y el allá”

“Bueno o malo”

“Correcto o incorrecto”

“Tú y yo”

Para poder definir una palabra, generalmente utilizamos una afirmación con límites y opuestos, pero que forma una unidad que de otro modo no existiría. Por ejemplo, no existe la luz sin la oscuridad, el adentro sin el afuera, el bien sin el mal… el Ying Yang y los opuestos no podrían existir el uno sin el otro, sin embargo están separados.

El no-dualismo como estado de libertad

 

El no-dualismo es la libertad de los opuestos; es la unidad del Todo, es el estado natural del Ser y existe sólo en el momento presente. Este concepto, que parece sencillo de entender (la frase tan común “todos somos uno”), resulta, en cambio, muy complejo, ya que es un concepto que no le pertenece a la mente. Si quisiéramos analizarlo, requeriría entrar en una zona interna de liberación de los pensamientos, en la que las definiciones se sienten con el corazón.

Ese espacio en el cual no sólo reconocemos al otro en nosotros mismos, sino que también nos convertimos en aquello que vemos, un espacio de consciencia donde el análisis que intentamos hacer se vuelve imposible.

A pesar de que existe el sentimiento de separación, todo emana de la misma fuente de creación.

No “vemos” la montaña: somos la montaña.

No “observamos” los pájaros: somos los pájaros.

El reconocimiento de la no-dualidad

 

El término “no-dualidad” es una traducción de la palabra Sánscrita “Advaita”, que simplemente significa “no hay dos”. Este término se explora en el momento presente, el único momento real, y tiene diferentes etapas de reconocimiento.

Primera: Algo está distante de mí, no puedo acceder a ello y está separado de mi, inclusive puedo verlo como algo superior a mí y que nunca podré tener cerca o bien no conocerlo del todo.

Segunda: El reconocimiento de que eso que veía como separado, existe y puedo tener una relación con él.

Tercera: Reconozco que no hay separación. Ambos somos uno.

  1. Tú estás “allá”: separado de mí y no te conozco.
  2. Tú estás “aquí”: tengo una relación contigo
  3. Tú estás dentro mío: somos uno.

no-dualismo-1Las etapas de reconocimiento de la no-dualidad aplicada a Dios son:

  1. Dios está “allá”: separado de mí o “arriba mio”.
  2. Dios está “aquí”: tengo una relación con Él y converso con Él, o lo llevo dentro de mí.
  3. Soy Dios.

Los opuestos son un juego y para jugarlo hay que pasar de lado a lado, nunca quedándonos en un estado en el que ambos existen al mismo tiempo.

Pero, ¿qué pasaría si nos salimos de este juego y nos convertimos en los observadores del tablero, sin identificarnos con un lado y simplemente observando cómo ambos son perfectos? No juzgamos los lados, ni los analizamos, ni tratamos de controlar quién está en qué lado del juego. Simplemente observamos que ambos lados del tablero están en mí y que todo está bien; que simplemente ES desde un estado de paz.

Tú eres esa observadora. Esa es tu verdadera esencia; es el reconocimiento de que estás completa y de que aquello que creíste era un juego en el que estabas separada de los otros jugadores, no es tu realidad. Tú no eres el juego, los jugadores, ni la experiencia de estar jugando, pero al mismo tiempo lo eres todo.

Quizá esto no parece sencillo de entender para la mente, pero cuando lo miras desde el corazón se facilita. El no-dualismo es un estado natural de consciencia, es la cualidad fundamental del Todo: todo viene de la misma fuente y aunque pueda parecer que las cosas están separadas, en realidad son parte de un todo.

Al igual que una gota de agua no está separada del mar y el mar no puede existir sin gotas de agua; así, tú eres parte del Todo.

El estado de no-dualismo no es algo que se obtiene (no tienes que intentar llegar a este estado), ni que es difícil de experimentar. El estado de no-dualismo ya está en ti y lo puedes experimentar en este momento.

El concepto del no-dualismo nos muestra que ya todo es completo y perfecto tal cual es. Que lo que no te gusta de otra persona, no sólo es algo que es parte de ti, sino que es perfecto y habita contigo en ese estado en donde no hay separación. El no-dualismo es la esencia de quién eres; es tu “yo completo” que está viviendo esta experiencia en el momento presente y no necesita nada más para ser perfecta, porque ya tiene todo lo que necesita dentro suyo.

Es el reconocimiento del Ser y la divinidad en absolutamente todo y es justamente el reconocimiento de que todos somos uno.

¿Cómo experimentas el estado de no-dualismo en el día a día?

 

El estado de no-dualismo se experimenta al ser la observadora de tu vida en el momento presente y al reconocer que no eres los pensamientos en tu cabeza, ni la historia que te cuentas de tu vida.

Lo vives desde ese espacio de consciencia en el que todo pasa y fluye, y lo que se mantiene es tu Verdad y tu hogar. Lo experimentas practicando la presencia plena, reconociendo la divinidad en todo y sintiendo desde el corazón; con un amor profundo por todos los seres y por la naturaleza.

Uno no ingresa a un estado de no-dualismo y se queda allí para siempre. Todo lo contrario, la entrada y salida del dualismo y no-dualismo es una práctica diaria, igual que la presencia y la consciencia plena.

El gran maestro del no-dualismo en tu vida son las relaciones y las personas que entran y salen de tu vida. A través de ellos, podrás verte reflejada, experimentar el sentimiento de unidad y sobretodo reconocer a Dios en todos los seres vivos. Allí experimentarás el estado de no-dualidad y la verdadera liberación.

Por MJ

Otro artículo que te puede interesar mucho es: 10 LIBROS QUE NO PUEDEN FALTAR EN TU CAMINO ESPIRITUAL

Te invitamos a realizar nuestro curso gratuito: Serenidad. Un curso que te enseñará a conectarte con tu esencia a través de diferentes técnicas de meditación y consciencia plena.

serenidad_bannerweb

Sobre el autor: María José Flaqué

María José Flaqué es la fundadora de Mujer Holística. María José es Health Coach, Business Coach y emprendedora de negocios digitales. Entre sus muchas pasiones están los negocios en línea, la meditación, viajar por el mundo y ayudar a las mujeres a manifestar la vida que desean. Ella trabaja completamente en línea y vive entre Bali y Costa Rica. Su misión es inspirar a las mujeres a seguir sus sueños y sueña con vivir en un mundo de mujeres empoderadas, felices y abundantes. Puedes seguir a María José en Instagram @mjflaque




One thought on “El no-dualismo como estado de libertad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 
Read previous post:
Guía Básica del Kundalini Yoga

  El Yoga Kundalini es uno de los yogas más antiguos, más poderosos y más espirituales del mundo. Quizás ya...

Close