ofrenda2

Las ofrendas balinesas (canang sari) son un regalo diario que se les hace a los espíritus para asegurar buena salud, felicidad y prosperidad.

La frase canang sari viene de las palabras balinesas sari (esencia) y canang (una pequeña canasta de hoja de palma). Pero canang, en sí misma, está formada por dos sílabas del lenguaje Kawi: ca (hermoso) y nang (proposito).

Hermoso propósito; ¡ya comenzamos bien!

Bali es un lugar representativo en donde estas ofrendas nunca faltan; las encuentras en todas las casas, tiendas, templos e inclusive sobre los autos y las motos. Y además de ser preciosas, coloridas y muy elaboradas, cada componente tiene un significado muy especial. Podría ser que a simple vista parezcan sólo canastas de hojas de coco con flores y galletas, pero dentro de cada canang sari, cada elemento tiene un significado religioso, un por qué y un orden específico.

ofrendas_bali

Las ofrendas generalmente contienen hojas de coco, diferentes flores, algunos alimentos e incienso. En ellas siempre encontrarás los colores blanco, rojo y verde, los cuales representan a Shiva, Brahma y Vishnu. Además, podrás distinguir cuatro flores que generalmente simbolizan los cuatro puntos cardinales, así como la sinceridad y el amor, al igual que el incienso, los dulces o arroz (alimento) y el dinero (abundancia). El ritual de colocar las ofrendas se realiza de dos a tres veces al día; el de la mañana va dirigido a los Dioses del cielo y el de la noche a los dioses de la tierra.

Las ofrendas y bendiciones, ascienden al cielo a través del incienso y generalmente son las mujeres la que realizan este ritual, el cuál consiste en sumergir una flor en agua bendita y delicadamente rociar el canang sari con ella. Después se realiza una oración y tres movimientos con la mano que, junto con el incienso, garantizan que la esencia de la ofrenda será llevada al cielo. Una vez que el incienso se quema, la ofrenda ya está en el cielo y por lo tanto ya se puede desechar.

El ritual de la ofrenda balinesa es un acto de devoción sin intereses propios; es un acto de agradecimiento, de protección y un sacrificio de los humanos a los dioses, que caracteriza a la isla de Bali. Este es uno de los múltiples y más significativos recordatorios de la espiritualidad tan profunda que aún permea y habita cada aspecto de la vida y la cultura balinesa.

Por Mujer Holística

Pin It on Pinterest